Miembros de la Cámara de Expendedores de Combustible local se refirieron al aumento inminente en los precios de las naftas.

En el mercado local, los propietarios de estaciones se servicio de la provincia aún esperan confirmaciones oficiales de los incrementos y advierten un impacto en el consumo pero aseguran que los volúmenes de venta no se verán afectados en gran cantidad. Aún así coinciden en que el mes de diciembre traerá nuevas modificaciones en los precios de los combustibles.
La presidenta de la Cámara de Expendedores de Combustible Analía Salguero indicó en línea con la información que se divulgó a nivel nacional este nuevo incremento rondaría entre el 5 o 6%. “Las petroleras están negociando una salida paulatinamente del congelamiento por eso se espera un incremento en ese porcentaje pero extraoficialmente”, indicó la empresaria.
“Esperamos una confirmación oficial pero aún con este incremento hay un desfasaje del 15% aproximadamente en el precio de los combustibles”, agregó.
En este sentido añadió que obviamente el consumo se resentirá en algún porcentaje al modificarse los precios de los combustibles.
Por otro lado, Bernardo Turcumán, empresario del sector y miembro de la Cámara local, señaló que “se reclamo por un 20% de atraso, del cual se puso un 5% de la parte impositiva con recuperación para los petroleros y quedaría un 15% y se había hablado de recuperar los precios hasta fin de año. Habría un 5% para aplicar esta semana y quedaría 10% para el mes que viene”
Y destacó la nula participación de los estacioneros en la formación de precios. “Nosotros somos el jamón del sándwich. El estado aumenta porque incrementa sus impuestos, las petroleras porque llevan su margen, pero en Argentina es difícil saber el precio del combustible porque el dólar siempre sube y nunca baja. Hay otros costos que no solo son del dólar sino que tienen costos internos que también que son móviles con incidencia inflacionaria. Pero a estudios sobre el precio del combustible no tenemos acceso”.
Respecto si este incremento en los precios beneficia a la rentabilidad de las estaciones de servicio que “a nosotros nos dan un porcentaje con el que nos tenemos que mover, históricamente ese porcentaje se mueve del 8 al 12%. En Argentina en este momento se puede decir que estamos llegando a un 10% bruto y estaríamos en una franja media de la bonificación histórica”.
Sobre el consumo, Turcumán indicó en base a su experiencia en el mercado que “el día del aumento hay mucha demanda y después poca”. “La demanda del combustible es muy rígida. Hay muchos automovilistas que de nafta pasaron a GNC y otros que de Premiun pasaron a la Súper, pero el consumo en volúmenes sigue estando fijo”, concluyó.