Pacientes odontológicos tienen miedo y postergan sus tratamientos

EFECTO PANDEMIA

494
Castro expresó su preocupación por el presente de la actividad en la provincia. “Nuestra profesión viene castigada desde hace varios años”, dijo el Presidente del Círculo Odontológico Provincial.

Desde el Círculo Odontológico, su presidente Jorge Castro manifestó la preocupación del sector por la reducción de la actividad y la escasa respuesta de las obras sociales, pero ante todo, prioriza el cuidado de la salud de los profesionales y pacientes.

“No vemos en nuestra profesión que esto vaya a cambiar”, dijo el presidente del Círculo Odontológico de San Juan, Jorge Castro, y además aclaró “por nuestra actividad estamos obligados a trabajar cerca del paciente y estamos en contacto con su saliva, que es el vehículo de contagio y es una cuestión muy complicada. El odontólogo es una de las personas con más alto riesgo de contagiarse y ser vector de contagio”.

Castro expresó su preocupación por el presente de la actividad en la provincia. “Nuestra profesión viene castigada desde hace varios años. El 90 por ciento de nuestros insumos son de origen importados, están cotizados en dólares y al haber devaluaciones tan frecuentes en nuestro país, nos viene perjudicando. Los valores varían todos los meses pero nuestros aranceles no. Con el tema de la pandemia, nos hemos visto muy golpeados porque la odontología es una profesión de alto riesgo. Por la proximidad con la que tenemos que trabajar, se hace inevitable el contacto. El distanciamiento social que se propone en muchas actividades, en la nuestra es inviable”.

En la primera etapa de la cuarentena los odontólogos estuvieron imposibilitados de trabajar, después se les permitió la atención de urgencia y luego se fue volviendo a la normalidad hasta que apareció el brote en San Juan y volvieron a Fase 1, lo que generó regresar a las prácticas de urgencia. “A partir de este sábado se volvió a trabajar pero tenemos la complicación del temor del paciente por entender la proximidad y el riesgo de contagio en un consultorio odontológico. Seguramente no va a concurrir como cuando no pasaba nada”.

“En mi consultorio, varios pacientes han dicho que van a continuar sus tratamientos más adelante, que van a esperar un poco a ver cómo se desarrolla la enfermedad en la provincia y a partir de ahí retomar los tratamientos, eso seguramente le está pasando a todos mis colegas. Eso nos va a llevar a tener menor cantidad de pacientes, a pesar de los protocolos que tenemos que respetar a rajatabla nos exige un espaciamiento de una hora entre los turnos que hace que tengamos menos pacientes por día”, expresó Castro.

“Desgraciadamente, la gran mayoría de las obras sociales no están acompañando esta problemática reclamando aumentos de aranceles desde junio y algunas aún no responden esa propuesta. No se ve que de acá a fin de año vayamos a estar muy bien que digamos. Aún así, debemos tener esperanza, seguir trabajando y luchar por los intereses de los profesionales y tratar de brindar la mejor calidad de prestación a los pacientes que asisten a nuestros consultorios”.

“Esperemos que por lo menos el dólar no siga aumentando y se siga devaluando nuestra moneda al menos para no tener un impacto tan grande en nuestros insumos”, destacó Castro.

“Reinventarse dentro de la odontología es complejo, no tenés mucho para dónde ir. La mejor manera es readoptar los protocolos, tener cuidado, utilizar todos los elementos de protección, realizar técnicas de tratamientos que no generen tanta aerolización, el spray que genera el instrumental rotatorio que utilizamos par de esa manera poder atender con el menor riesgo posible”, señaló Castro.

Consejos para los pacientes

A los pacientes, el profesional les aconsejó que sean responsables, que se cuiden, que vayan al odontólogo sabiendo que cuando les hagan el ‘triage’ y las preguntas si han tenido contacto con personas infectadas, contesten realmente la verdad.

A la vez indicó que si (los pacientes) tienen sintomatología, no vayan al odontólogo, pero de lo contrario vayan sin miedo y controlen que el profesional de confianza lleve a cabo los protocolos de bioseguridad.

“Es imposible mandar controles a todos los profesionales, qué mejor que los mismos pacientes para saber si el odontólogo se toma el tiempo necesario para desinfectar su consultorio, la sala de espera está sin gente, no te tienen esperando, todo lo que indica el protocolo de bioseguridad para trabajar con tranquilidad”, aseguró.

“Si los tratamientos en personas adultas mayores o de riesgo que puedan ser postergados, que lo hagan porque con ellos es con quienes más cuidado debemos tener, de lo contrario se pueden atender en el primer turno del día para que todo esté desinfectado y no tengan contacto con nadie”.