Esto se hará el sábado próximo, también hicieron empalmes que deben aportar más agua a la zona del reclamo en el límite entre Pocito y Rawson.
Ayer una delegación de vecinos de las inmediaciones de Calle 5 y Vidart se reunieron con autoridades de OSSE, con el objeto de buscar respuestas por los problemas de falta de presión de agua potable en la zona.
Desde la empresa afirmaron que se trabaja en la total normalización de la provisión del servicio ya que ayer se hicieron dos empalmes para reforzar el caudal de agua y el próximo sábado se instalará una bomba de extracción en el pozo 47 que dará el caudal necesario para que los vecinos puedan tener el agua necesaria para vivir. Los barrios afectados por este problema son Conjunto 3, 4, 7, Soeme, Pocito Norte, Vidar, Colangüil, Procrear, San Martín, UPCN y zonas aledañas.
La reunión en OSSE se mantuvo con los vecinos hasta las 11.00 aproximadamente y fueron atendidos por el Gerente de la Empresa Leonardo Caruso.
De acuerdo a lo que explicaron fuentes de la empresa “en el problema de esta zona se viene trabajando desde hace bastante tiempo, en el mejoramiento de dos perforaciones de la zona.
Entre las acciones que se hicieron fue cambiar una bomba de agua en la perforación el sábado pasado, pero esta no alcanzó el rendimiento que se esperaba, por lo que se la llevó al proveedor y este sábado la van a reemplazar por otra de mayor rendimiento con lo que creen tendrán una solución de este problema.
De todos modos, el martes se hicieron dos empalmes con el objetivo de redireccionar agua desde otras cañerías a la de esta zona en el límite entre Rawson y Pocito.
Desde la empresa acuerdan que esta obra tendría que haberse realizado antes, pero hubo problemas para conseguir las piezas, pues a raíz del problema económico cada vez que se llamaba a licitaciones no había quienes quieran cotizar. De hecho se supo que estas piezas con las que hicieron los empalmes las consiguieron en Mendoza, en un comerciante que se las vendió a OSSE.
La empresa insiste en que se tiene que hacer un uso responsable del agua potable, cosa que en la provincia no ocurre. De acuerdo a datos aportados, desde la Organización Mundial de la Salud sostienen que el consumo de agua por persona debe ser de 250 litros y en la provincia ronda los 750 litros.
Aseguran que muchos de los usuarios no tienen conciencia sobre el uso y el valor del agua potable. Entre los usos excesivos está el riego de jardines en horas no autorizadas que causa una disminución sensible en la presión del agua.