Los precios del oro rondaban máximos de una semana el jueves, afirmándose por encima de 1.500 dólares la onza, mientras los inversores buscaban la seguridad del lingote tras reportes contradictorios sobre las negociaciones entre Estados Unidos y China.

En la jornada de ayer, el oro al contado ganaba un 0,1%, a 1.506,78 dólares la onza, tras tocar un pico de 1.516,77 dólares más temprano en la sesión, su cota más elevada desde el 3 de octubre.

Los futuros del oro en Estados Unidos bajaban un 0,1%, a 1.511,80 dólares.
Un reporte de The New York Times indicó que Washington dará pronto licencias que permitirán que algunas firmas estadounidenses suministren bienes no sensibles a la china Huawei Technologies.

Una información de Bloomberg que indicó que la Casa Blanca busca sellar un pacto cambiario con China elevó las esperanzas de lograr un acuerdo parcial y ayudó a impulsar al alza a los activos riesgosos.

The South China Morning Post había reportado más temprano en la sesión que una delegación china estaba planeando abandonar Washington tras solo un día de reuniones a nivel ministerial, en lugar del viernes, como estaba previsto, lo que provocó el desplome de las acciones asiáticas. No obstante, el apetito por el riesgo se recuperó levemente desde entonces.

El oro es usado a menudo por los inversores como una cobertura frente a la incertidumbre política y financiera.

En otros metales preciosos, la plata ganaba un 0,1%, a 17,72 dólares la onza; el paladio mejoraba un 0,2%, a 1.684,91 dólares; y el platino operaba con escasos cambios a 891,49 dólares.