“Las 18 ópticas adheridas a la Cámara no cuentan con una provisión normal de cristales con los filtros requeridos para un evento tan particular y delicado como el que se avecina”, señaló Mónica Zimmermann, presidenta de COASJ.

Mónica Zmmermann, presidenta de la Cámara de Ópticas de San Juan, dijo que las ópticas adheridas a la Cámara, 18 en total, no cuentan con una provisión normal con los filtros requeridos para un evento tan delicado como el próximo eclipse solar total del 2 de julio.

“Desde la creación de la Cámara hace cinco años, nunca hemos sido testigos de un fenómeno como el que va a acontecer, me refiero a que nuestros proveedores no tienen esos lentes especiales de más de 800 UV, son lentes muy caros que tienen un nicho de venta muy chico y ni siquiera nuestros clientes (laboratorios, en su mayoría) los requieren.

Lo adquiere solamente la gente que anda viendo eclipses por todo el mundo, por eso decimos que no contamos con un stock normal. Lo que sí hay en venta son los lentes de cartón pero no los trabajamos en las ópticas”, dijo.

Según Zimmermann, “los cristales que se necesitan son con filtros de más de 800 UV y los anteojos de sol que están en el mercado, aunque sean polarizados, no tienen más de 400 UV. Entonces recomendamos a la población, no usar anteojos de sol aunque sean polarizados para mirar el sol con o sin eclipse porque no tienen los filtros adecuados”.

También recomendó no usar dispositivos improvisados. “La gente dice que tienen tal o cual vidrio del abuelo pero las cosas no están como hace años atrás, entonces si lo van a observar a través de un vidrio, tiene que ser el DIN 14 o superior, el de las máscaras de soldar, que se vende en negocios específicos, no los venden en cualquier lado”.

Tampoco tienen que mirar a través de placas radiográficas o cámaras que no posean los filtros adecuados. “Celulares, binoculares o telescopios que no los tengan, no pueden ser utilizados para observar el eclipse”, aseguró Zimmermann.

La recomendación de ACOASJ es que si compraron o les van a entregar un lente, hay que verificar que tenga la certificación ISO 12312-2 en perfectas condiciones, sin daños, rayaduras ni perforaciones y que no tenga más de 3 años de fabricación.

“Para probar si estos dispositivos funcionan, al mirar al suelo o a otra persona no los tengo que ver, si yo viera a la persona o al piso, el dispositivo está dañado o no tiene el filtro indicado”, advirtió Zimmermann.

Según la especialista, “los niños no tienen que estar solos en el momento del eclipse, siempre tienen que estar supervisados por un adulto porque los niños al no tener conciencia pueden complicarse la vista mirando al sol en forma directa y cualquier daño que se le haga al ojo es totalmente irreversible, por eso hay que crear conciencia del cuidado para poder observar este fenómeno tan especial”.