Hace 17 años que el hockista sanjuanino está en el país del viejo Continente y asegura que esta pandemia lo “superó”. Una amiga italiana hace poco perdió a su padre a causa del coronavirus, “ahí recién tomé dimensión de lo que estaba pasando”, relató el ex arquero y DT de Valdagno, que en julio regresará a la Argentina.

 

Italia es hoy el país con más fallecidos en el mundo por coronavirus (5476). En el norte, en Vicenza, en la comuna de Zugliano y Región de Veneto vive el sanjuanino Juan Oviedo. Dicha ciudad está a 250 kilómetros de las más complicadas.

“Por ahora acá estamos tranquilos. Solo hay 11 contagiados, todos transferidos a Vicenza. Están en cura y no hay ningún muerto. Eso sí los hospitales no dan a basto. Yo no consigo barbijos y guantes. A nivel sanitario no hay respiradores y camas. Vergamo es la zona más afectada. Es serio el tema. Hay temor acá”, señaló el hockista que hace 17 años que emigró al viejo Continente para continuar su carrera deportiva. Hizo su última etapa como jugador y hoy es técnico del club de hockey sobre patines Valdagno.

Con sus 46 años nunca vivió algo así. Hay pánico, miedo, temor y hasta depresión en la gente. “Nunca viví algo así. Recuerdo la Gripe A, pero esta pandemia no se compara con nada, lo supera”.

Una amiga italiana perdió a su padre a causa de la pandemia, “ahí recién me cayó la ficha y tomé dimensión de lo que estaba pasando. Después de lo que vivió Raffaella (su amiga) creo que nos tenemos que besar las manos. Después mi vida fue siempre de luchar por todo. Para mí fue un golpe duro. A ella se le murió el padre por coronavirus y ella ahora tiene fiebre, no le hicieron el hisopado”.

El hockista, nacido en el Olimpia patín Club, volverá en julio a la Argentina para quedarse “definitivamente cerca de mis afectos. Mi etapa en Italia ya terminó, llevo 17 años acá. Llegó el momento de volver y cerrar una etapa en Italia. La idea la tomé mucho antes que se detectara este virus. El club me pidió renovar, pero les dije que lo iba a pensar y mi decisión e volver a la Argentina”.

En la ciudad que él vive la situación no está alarmante, todavía no está blindada, “se puede salir a comprar a los súper y farmacias, pero solo lo podes hacer a 200 metros del lugar en donde vivís. No te podes pasar de esa distancia. Podes salir a caminar también, pero no a hacer ejercicios. Para ir a comprar alimentos tenés un horario”, contó.

La policía italiana está controlando que nadie salga de sus hogares. Tenés que andar con el DNI, porque la policía te pide identificación. El viernes pasado se decretó la cuarentena. Podes ir caminar, pero solo a 200 metros y volver. Solo puede salir una persona de los hogares y en los súper tenés que esta ra 1.5 metro de distancia. Acá la gente es muy educada y responsable”, relató desde Italia.

Juan es obsesivo con la higiene, “limpio permanente. El departamento es chico así que no me tardo. A cada rato me lavo las manos. Lo complicado es conseguir alcohol en gel, barbijos y guantes, acá ahora no hay nada”, cuenta con algo de miedo y preocupado.

Juan le dio un mensaje a los argentinos desde Italia, “tienen que evitar los contactos exteriores al círculo de la familia y cuidar las personas de riesgo que no tengan contacto con personas jóvenes. Hay que estar atentos a todas las reglas de limpieza”, cerró el ex Olimpia Patín Club.

El coronavirus ha generado psicosis en la gente, Juan cuenta “por ahí de hacerme tanto pensar en este virus, me duele la cabeza.

Si tendré un poco de fiebre o no la tendré, es difícil la situación. Encima acá empieza la

primavera y yo soy alérgico al polen y me afecta”.

El día a día de Oviedo en cuarentena es bastante agitado. “Me levanto a las 8.30, desayuno con mucha vitamina C. Luego mate o café. Después me pongo en la computadora a ver videos y programas nuevos para trabajar. Estoy también aprendiendo inglés. Almuerzo, limpio y me informo”, cerró Juan Oviedo desde Italia, el más con más muertos por el COVID-19.

Una historia que lo marcó para siempre

Juan Oviedo sabe de batallas. Superó la peor de su vida, perdió en un accidente a su hija y a su madre. Se recuperó y se puso de pie. “Perdí a mi mama Rosa (61 años) y a mi hija Sol Francesa (4 años) en un accidente de transito. Ellas viajaban en un colectivo de vacaciones, también iba mi padre, hermana y sus dos hijas. Ocurrió el 03 de febrero de 2010 y yo justo estaba acá en Italia. Recuerdo que me llamó mi hermano diciéndome que había pasado un accidente y yo estaba en camino para el lugar. Después de unas horas me dieron la noticia. Mi hermana y las hijas no tuvieron grandes lesiones, mi padre un poco mas, y bueno estuve en San Juan por el tema del entierro y ver como estaba el resto de la familia. Después de eso quería escapar y volví a Italia para seguir con el campeonato, pero fue muy duro y gracias a la familia, amigos fue fundamental. Fueron tiempos duros y bueno gracias también a la ayuda profesional, aprendí a convivir con este recuerdo que marco mi vida”, cerró.