Nueva marcha e incidentes en Santiago de Chile

CRISIS SOCIAL

415

En silencio y vestidas de un luto riguroso, miles de mujeres abrieron hoy una nueva jornada de manifestaciones en Santiago, dos semanas después del inicio de la inusitada y extendida crisis social que sacude a Chile.
“Justicia, verdad, no a la impunidad”, corearon las manifestantes frente a La Moneda, la sede del gobierno, al final de la protesta, rompiendo el silencio que guardaron en gran parte de su recorrido por la Alameda, la principal avenida de la capital chilena.

Los manifestantes exigen mejoras sociales (pensiones, sueldos, educación) y hasta una nueva Constitución. Chile se consideraba uno de los países más exitosos y tranquilos de la región hasta hace 15 días.

En un pequeño espacio de la plaza, donde se ubica una estación del subterráneo, un grupo intentó iniciar un incendio y lanzó piedras a la policía, que reprimió indiscriminadamente a la multitud con gases lacrimógenos. Miles más se dirigían al lugar caminando por la principal avenida de la ciudad.

Las protestan se suceden hace dos semanas en una céntrica plaza que hace una semana fue escenario de una concentración de más de 1,2 millones de personas.

El ánimo festivo de los asistentes, incluidos muchos niños, se expresaba con saltos, canciones y bailes. En la imagen, un niño ondea una bandera mapuche durante las protestas contra el gobierno chileno.

Las imágenes mostraron cómo la policía usó sus vehículos con cañones de agua para dispersar a los manifestantes que se aproximaron al Palacio de La Moneda.

Miles de jóvenes chilenos salieron a marchar el jueves para exigir mejoras en los servicios sociales, mientras el gobierno y los líderes de la oposición debaten cómo responder a casi dos semanas de protestas que han paralizado a gran parte de la capital y forzado la cancelación de dos importantes cumbres internacionales.

Las protestas, que comenzaron hace 15 días contra un aumento en la tarifa del transporte público y derivaron en un intenso y extendido movimiento contra el gobierno y las políticas implementadas en el país.

El Gobierno de Sebastián Piñera ya reconoció que hay al menos veinte muertos y más de 1300 heridos.

Las denuncias sobre supuestos abusos de las fuerzas de seguridad llevaron a la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la expresidenta chilena Michelle Bachelet, a enviar al país una misión para verificar la veracidad de las acusaciones.

Esta nueva manifestación buscaba superar el nivel de participación de la llamada “marcha más grande de Chile” del viernes pasado.