Ya pasó más de un año desde que apagaron los hornos. Los trabajadores no cobran y tampoco fueron despedidos, La esperanza de una venta y posible reactivación está en el nuevo encargado de las negociaciones.

Osvaldo Rebollo es el nuevo apoderado de la empresa que se encargará de la poner orden para informar a posibles compradores cuantos es el activo y el pasivo de la EMA. La semana pasada las dueñas firmaron un poder que lo pone al frente de las negociaciones. En el sindicato ponen las esperanzas en este contador, que fue síndico de la empresa para que solucione su situación. La semana próxima se reunirán autoridades sindicales con el nuevo encargado.

“Una de las hermanas había firmado y la otra no, se estaba haciendo la difícil pero decidieron firmar el poder a Rebollo, que es un contador que ha sido síndico de la empresa. Por los antecedentes que nos han dado, sabemos que se ha encargado de tomar el problema del hospital Español”, informó en diálogo con Diario El Zonda, José Gordillo, Secretario General del Sindicarto quien deseó que “ojalá a través de esta persona, se pueda resolver el problema, por lo menos ya tiene el poder por parte de las Dueñas para hacer las negociaciones sin ningún tipo de inconveniente y por ahí vemos una luz de esperanza de que se pueda llegar a una solución”.

La empresa Electrometalúrgica Andina S.A, propiedad de la las hermanas Patricia y Alicia Carmona apagó sus hornos en marzo del año pasado. En ese momento acordaron seguir cobrando el 60% del sueldo básico ya que no echaron a los trabajadores. Pero este acuerdo se mantuvo hasta junio, luego de ese mes los trabajadores no percibieron ningún tipo de pago hasta febrero de este año, que en concepto de deuda, les dieron 7500 pesos a cada trabajador luego de vender unas cocheras en Buenos Aires.

La denuncia penal
Hoy los empleados de la EMA siguen sin cobrar y sin ser despedidos, por lo tanto no pueden acceder a un fondo de desempleo y tampoco usan la obra social, ya que la patronal no ha pagado a las mismas, según dicen los representantes sindicales. Por lo anterior denunciaron a las hermanas Carmona por abandono de persona, la denuncia que fue desestimada por la justicia, pero desde el sindicato volvieron a hacer insistir. “Nos mandaron archivo la denuncia pero nosotros la mandamos a desarchivar porque hemos tenido dos compañeros fallecidos este año ambos por causa de estrés”, explicó el Subsecretario del Sindicato de los Trabajadores Químicos, Mario García. Estos trabajadores eran Cristian Tutanovsky y Alejandro Andrada, ambos con hijos. “Sus familias están peleando por las pensiones”, Ademas desde el sindicato indicaron que hay trabajadores que padecen enferemedades como la diabetes que antes recibían atención por parte de la obra social y ahora no.
En la nueva demanda adjuntaron las historias clínicas de los fallecidos.

Siguen sin cobrar
Los trabajadores en marzo del año pasado comenzaron a cobrar el 60 % del sueldo, cuando se apagaron los hornos y luego de junio no cobraron más hasta febrero que les dieron 7500 pesos de en concepto de deuda por la venta de una cochera que tenía la empresa en Buenos Aires. Para ese entonces ya habían trabajadores que se habían vuelto a vivir a la casa de sus padres porque no podía pagar el alquiler según expresaban en los medios los referentes sindicales. “Nosotros queremos nos paguen las deudas que nos indemnicen y sino que liquiden la empresa y con esa liquidación le pagan a la gente”, expresó nuevamente el titular del sindicato José Gordillo. “De no ser así que decreten la quiebra porque ya no queda otra salida”, agregó.

Algunos trabajadores que se encargaban trabajos de mantenimiento siguieron yendo por ejemplo a la usina para mantener limpias las rejas de ingreso de agua a las turbinas generadoras de energía eléctrica y evitar que inundaciones. A finales del año pasado, dejaron de ir

Las compras que no fueron
Desde que se apagaron los hornos de la EMA, se realizaron numerosas audiencias en la subsecretaría de trabajo, donde diferentes inversores manifestaron su interés por comprar la empresa. Los otros candidatos a comprar no querían saber nada con la dueña.

“Habían unos que querían pagar la deuda que estaba andando en 10 millones de dólares, pero del día lunes al viernes la deuda se fue a 14 millones de dólares. Por eso nunca pasó nada habían inversores de Australia China de Mendoza pero por eso ya no quiero saber nada con estas mujeres que son tan cambiantes”, indicó Mario García.