Las nuevas tarifas comenzarán a pagarse a partir de diciembre próximo. Y corresponden a facturas emitidas entre julio y octubre.

El Gobierno oficializó el aumento del 22% del gas para después de las elecciones a través de una resolución publicada en el Boletín Oficial. El diferimiento corresponderá a las facturas emitidas entre julio y octubre, y comenzará a pagarse a partir de diciembre.

La resolución 336/2019 del ministerio de Hacienda, firmada por el secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, dispone establecer con “carácter excepcional” un diferimiento de pago del 22% en las facturas emitidas a partir del 1 de julio de 2019 y hasta el 31 de octubre de 2019.

Este aumento será pagado a partir del 1 de diciembre de 2019 y por cinco períodos mensuales, iguales y consecutivos, y pero la medida no alcanzará a los usuarios con consumo cero en el referido período de facturación, se aclaró en la resolución.

Según el Gobierno, esta postergación de pago es “en beneficio de los usuarios residenciales de gas natural y de propano indiluído por redes”, aunque quienes así lo deseen podrán optar por no percibir el “beneficio”. En ese caso, deberán manifestarlo ante la prestadora del servicio, la cual deberá refacturar el total del monto adeudado.

La secretaría de Energía dispuso que el costo financiero del diferimiento, computado entre las fechas de vencimiento de pago original de las facturas y las de vencimiento de las facturas en las que se incluya cada cuota de recupero, será asumido por el Estado Nacional en carácter de subsidio.

Eso se abonará mediante el pago de intereses a distribuidoras, subdistribuidoras, transportistas y productores, conforme a la metodología que oportunamente se determine y con los controles previos correspondientes, reconociéndose a ese efecto la tasa para plazos fijos por montos de veinte millones de pesos ($ 20.000.000) o superiores a plazos de treinta (30) o treinta y cinco (35) días, denominada TM20, publicada por el Banco de la Nación Argentina.

Mas detalles
Según consideró la administración nacional, las características propias de los consumos residenciales asociados a factores de temperatura (calefacción de los hogares) hacen inevitable que la mayor demanda se produzca en el aludido periodo invernal, con el consiguiente incremento en los niveles promedio de los montos facturados a esos usuarios.

Bajo esas circunstancias, la secretaría de Energía evaluó la posibilidad de otorgar “una mayor homogeneidad” en las erogaciones de los usuarios de tipo residencial, que amortigüen el impacto en las economías familiares de los mayores consumos invernales.

En el artículo segundo la Resolución establece que los diferimientos indicados serán pagados a partir de las facturas regulares emitidas desde el 1º de diciembre de 2019 y por cinco períodos mensuales, iguales y consecutivos.

El ministerio de Hacienda dispuso que el costo financiero del diferimiento, computado entre las fechas de vencimiento de pago original de las facturas y las de vencimiento de las facturas en las que se incluya cada cuota de recupero, será asumido por el Estado Nacional en carácter de subsidio.

El subsidio se abonará mediante el pago de intereses a distribuidoras, subdistribuidoras, transportistas y productores, “conforme a la metodología que oportunamente se determine y con los controles previos correspondientes”.

Se reconocerá, no obstante, la tasa para plazos fijos por montos de veinte millones de pesos ($ 20.000.000) o superiores a plazos de treinta (30) o treinta y cinco (35) días, denominada TM20, publicada por el Banco de la Nación Argentina.

Esa tasa con la que se afrontará el diferimiento del incremento de las tarifas se ubica en la actualidad en el 52,75% anual, según informó el Banco Central en su último resumen de variables financieras.

Los usuarios podrán optar por no acogerse a este beneficio, manifestando esa circunstancia ante la prestadora del servicio, en cuyo caso ésta deberá refacturar el total del monto adeudado.

Podrán hacerlo quienes tienen capacidad de pago en la actualidad y no quieren abonar luego las facturas del verano junto al extra que significará las cuotas por los períodos no cobrados de este invierno.