Rubén Garay murió tras agravarse el cuadro de coronavirus que le fue diagnosticado hace poco más de un mes. Estaba internado en Córdoba y no padecía patologías de base.

El jefe de la Policía de La Rioja, Rubén Garay murió tras agravarse el cuadro de coronavirus que le fue diagnosticado hace poco más de un mes, informó el Gobierno provincial.

Garay, quien según fuentes oficiales no padecía patologías de base, falleció cerca de las 7 en la provincia de Córdoba, adonde había sido trasladado en un avión sanitario tres horas antes.

Luego de contraer coronavirus, el jefe de la Policía riojana fue internado en la Clínica Mercado Luna, pero debido a su grave estado de salud se lo derivó al Hospital “Enrique Vera Barros” para una atención especializada, y anoche los médicos decidieron su traslado a Córdoba, donde finalmente murió esta mañana.

Garay era amigo personal del gobernador riojano, Ricardo Quintela, y lo acompañó en gran parte de su carrera política.

Había sido designado al frente de la fuerza de seguridad al asumir el primer mandatario provincial en diciembre de 2019.