El obispo castrense llega a la celebración que se hace por los dos años de la llegada de la única reliquia de primer grado de Brochero a San Juan.
La comunidad de la Capilla Nuestra Señora de la Merced, de calle Lemos e Independencia, Pocito, celebrarán con Misa de Acción de Gracia el cumplir dos años de contar con la reliquia de Primer Grado del Santo Cura Brochero. El oficio religioso será celebrado el sábado 23 de noviembre a las 20,30 por Monseñor Santiago Olivera, Obispo castrense de la Argentina. Olivera en su función de Obispo de Cruz del Eje, en su momento fue uno de los principales impulsores de la canonización del Santo argentino.

Ricardo Díaz, laico de la capilla pocitana sobre el festejo anunció que “hace dos años que llegó la reliquia del Cura Brochero, que es la única de primer grado del santo. En nuestro caso es un pedacito de hueso”.

Respecto a la llegada de Monseñor Santiago Olivera afirmó que “va a llegar este sábado 23. A partir de las 20.30 iniciamos con el rezo del Santo Rosario y Adoración al Santísimo y a las 21.00 oficiará una misa. Luego del oficio religioso hará una cena con la gente. El va a compartir con nosotros”.

Tiene que recordarse que Monseñor Olivera siendo obispo de Cruz del Eje fue quien autorizó la llegada de la reliquia de primer gado a la provincia. “En la actualidad es el Obispo Castrense y hay un miembro de nuestra comunidad que está en el seminario con el, de esa forma se hizo el contacto para que pueda llegar a la provincia”.

Sobre este festejo afirmó que “nosotros estamos muy contentos, lo que queremos es demostrarle nuestro cariño y agradecimiento porque además de lo que hizo por nuestra comunidad, el fue uno de los impulsores de la canonización de Brochero. Se le debe en gran parte el trabajo que hizo cuando estaba al frente de Cruz del Eje”.

Ricardo Díaz afirmó que “desde que llegó la reliquia de Brochero se hicieron cosas importantes. Brochero fue reconocido en vida por hacer mucho por la gente y nosotros como comunidad tuvimos un contagio de la espiritualidad de Brochero”. Es por esto que “nosotros hemos salido más a misionar por los barrios aledaños a la capilla y como comunidad hemos ido creciendo para bien”. “A nosotros nos tocó misionar en barrios como el Teresa de Calcuta o el Huarpes, que tenían una gran rivalidad entre ellos y nosotros logramos hacer una celebración conjunta de 200 bautismos y ese día fue de tranquilidad y armonía. Esto lo hace nuestro señor y el Cura Brochero”.