9.1 C
San Juan
viernes 30 julio 2021
InicioSociedadEspectáculosMirtha Legrand y una dura confesión: “Tengo miedo, me tienen que cuidar”

Mirtha Legrand y una dura confesión: “Tengo miedo, me tienen que cuidar”

 

En una charla exclusiva con LA NACION, la diva anticipó cuándo volvería a conducir sus programas en eltrece y contó detalles del estado de salud de Susana Giménez, su íntima amiga, y mostró su preocupación por Julián Weich.

“Por el momento no voy a volver”, dijo Mirtha Legrand hace minutos a LA NACION. Con la radio y la televisión encendidas y tras conversar con algunas de sus amistades por teléfono, hizo una pausa en su rutina matutina para aclarar el panorama sobre su esperado regreso.
El regreso
Mucho se dice sobre la vuelta de Mirtha Legrand a la televisión, versiones encontradas en torno a un inminente retorno. Se habló de cierto cansancio de Juana Viale, quien preferiría volver a su trabajo como actriz, actividad para la que no le quedaría tiempo al conducir los programas de su abuela. Alguna vez sonó el nombre de Marcela Tinayre como reemplazante de su hija y de su madre. Y si bien todo puede suceder en la dinastía más famosa del espectáculo argentino, lo cierto es que, por ahora, el presente de La Noche de Mirtha y de Almorzando con Mirtha Legrand no será modificado.

Desde la producción de su ciclo se argumenta en sintonía con los dichos de la reina madre de la televisión. “Si ella tiene ganas, en septiembre, cuando pasen estos fríos y bajen los contagios, quizás vuelva a conducir sus programas”, dijeron desde su círculo íntimo ante la consulta de LA NACION.
La palabra de Mirtha suena a ruego y resuena extraño en la mujer que hizo de su trabajo, la razón de su vida. La diva que, una y otra vez, no se cansó de repetir que le había dado su vida al público. Sin embargo, a los 94 años, la pandemia la llevó a replantearse hábitos y a privilegiar su salud por sobre la actividad pública: “Los estudios de televisión son muy vulnerables”, sostiene con sentido común. A pesar de que ya tiene aplicadas las dos dosis de la vacuna Sputnik V, la ciudadana ilustre de Villa Cañás es consciente de los riesgos que implica para una mujer de su edad ingresar a un estudio de televisión donde, a pesar de los protocolos y el aforo reducido, tendría que compartir el set con una docena de técnicos y colaboradores estrechos. “Pobrecito Julián Weich, está en terapia intensiva”, se lamenta en medio de la charla justificando, aún más, su decisión de no volver antes de tiempo a su labor.
La última aparición pública de Mirtha Legrand aconteció el sábado 19 de diciembre del año pasado cuando volvió en su doble rol de anfitriona e invitada al sentarse en la cabecera de su mesaza televisiva y acompañada no solo por Juana Viale, quien ocupó y ocupa su lugar, sino también por Macela Tinayre su hija, quien, justamente, hace unos días sostuvo en declaraciones al programa Los ángeles de la mañana que su madre se encontraba “lista para volver”. Si bien es cierto que Mirtha está deseosa por retomar su vida con cierta normalidad, la situación pandémica la lleva a dar un paso al costado y preservarse ante los riesgos de contagios de Covid.

Entre divas
“Los problemas de salud de Susana y su internación me dolieron muchísimo”, dice Legrand cambiando el tono de su voz ante la angustia que aún le genera el tema. Durante el pasado mes de junio, la estrella de Telefe permaneció internada alrededor de quince días en el sanatorio Cantegril de Maldonado, en las cercanías de Punta del Este, Uruguay. Durante ese lapso, Mirtha no dejó de comunicarse con Susana cuando la diva no se encontraba en terapia intensiva y estaba en condiciones de recibir llamadas.
Sabido es que la viuda de Daniel Tinayre mantiene un vínculo estrecho con Susana, la otra gran diva nacional. Ambas se sienten parte de una misma familia, desde aquel día en el que Tinayre la convocara a Giménez para protagonizar el film La Mary junto al boxeador Carlos Monzón, quien luego se convertiría en pareja de la actriz. “Ahora, Susana está muy bien, ya le sacaron el oxígeno”, sostiene Legrand.
Si desde marzo del año pasado, cuando se instaló la situación pandémica en la Argentina, la abuela de Juana y Nacho Viale mantuvo cuidados extremos para no contagiarse, lo cierto es que la enfermedad de Susana Giménez no solo la angustió, sino que la acobardó, quitándole las ganas de volver a trabajar. “Cuando parecía todo encaminado, lo de Susana le pegó y le generó mucho miedo”, confesó a LA NACION un integrante del equipo de producción de sus programas.

Siguenos por

33,852FansMe gusta
2,141SeguidoresSeguir
3,919SeguidoresSeguir
850suscriptoresSuscribirte

Últimas Noticias

- Advertisement -spot_img
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com