“Mi hermano es más exigente como técnico”

David Paez

312

> El jugador de Concepción convocado para la selección Argentina de Hockey sobre Patines contó como aceptó volver a jugar con la albiceleste y sobre todo como será tener a su hermano José Luis Paez como entrenador.

 

Si lo habrá mirado patinar en la pista de Concepción. Quizás en ese entonces, David con apenas 7 años no sabía que su hermano José Luis Paez se transformaría un día en uno de los mejores jugadores del mundo de hockey sobre patines.
En la baranda lo vio patinar y hacer goles. Marcar y dar asistencias. Y un día ese hermano se le fue a Europa porque su destino se lo marcaba. Y David se quedó en San Juan, pero siguió los consejos que le dejó antes de partir “Nunca abandones, seguí patinando porque arriba de los patines, con un stick y una bocha vas a ser feliz”.

Y David, creció bajo ese lema que le quedó grabado y por supuesto también él empezó a transitar por ese mismo camino. “Y cuando me fui de San Juan, para aterrizar en Europa, el Monza de Italia me esperaba. Allí mi hermano me había hecho el aguante y en ese club, en el cual tengo muy buenos recuerdos, cumplí uno de mis sueños: jugar con mi hermano José Luis. Ese año fue increíble. Mucho aprendizaje y muchos retos también de parte de él. Cosas que me sirvieron para formarme como jugador. Con sus consejos fui entendiendo que allá el juego era diferente” empezó contando David ayer por la tarde una vez concluida su sesión de 90 minutos de gimnasio.

Hoy con 43 años, David vuelve a decirle si a la selección y justo cuando su hermano está al frente. El defensor del CPC cuenta que no fue fácil aceptar. “Para el último mundial Darío Giuliani me habló, pero lo primero que le pregunté es donde iba a ser la preparación. Me dijeron que por presupuesto en San Juan. Y por eso dije que no. Pero lo mismo me preguntó mi hermano esta vez, la diferencia es que me habló de una preparación y concentración en Benfica. Eso es diferente, no solo por las pistas y el roce. Es por el grupo y eso es determinante para poder armar un equipo campeón” contó David.
Si bien es cierto que no hay precisión respecto de la fecha de partida pero la salida a Europa sería antes del 10 de junio. Para este mundial, David tiene un programa de entrenamiento planificado por su hermano y el preparador físico.
“Entrenó todos los días 3 horas. Es una hora y media de gimnasio y el resto en patines. Estoy dos kilos arriba del peso que pretendo y por suerte en lo físico me siento bien y sin lesiones. Espero llegar bien para estar al ritmo del resto de los chicos que vienen a 120 km por hora y yo todavía no llegó a 90” comentó sonriendo.

Es increíble ver como a los 43 años está en plena vigencia y lo demuestra todas las semanas defendiendo la camiseta de Concepción en el Oficial y en la Liga.
“Con José Luis charlamos en el living de casa, me ofreció ir al torneo de las naciones, pero estaba muy sobre el pucho. Cuando nos sentamos a hablar del mundial le planteé lo de los entrenamientos y me habló de una planificación a realizarse en Europa. Además lo digo con conocimiento de causa, José Luis es más exigente como jugador o técnico que como hermano. Por eso se que no voy a tener ningún privilegio. Dentro de la cancha no hay relación familiar y seré uno mas del plantel” confesó David de como imagina la relación y también agregó. “En Barcelona fuimos compañeros diez años y no saben lo exigente que era. Por eso se que lo seguirá siendo. Está en todos los detalles y si acepté estar es porque la profesionalidad que le imprime es la que se necesita para armar un plantel ganador. Se que no faltará quien diga para que convocan al viejo ese si hay pibes que piden pista y pueden jugar mejor. No me molesta, tampoco que digan que estoy en la selección porque mi hermano es el técnico. Se que como están dadas las condiciones para la preparación y la calidad de jugadores que hay podemos pelear tranquilamente” remarcó David que sabe que se vienen tiempos de mucha exigencia y no solo en lo deportivo sino también en la vida diaria.

Sacrificios que no serán un impedimento para David porque ya lo asumió como jugador profesional que es. “Si querés estar en el mejor nivel hay que seguir sin gaseosas, sin salidas, con cuidados en la comida. Si hoy sigo jugando a los 43 años es porque aprendía bien la lección de mi hermano”

David y José Luis viajarán juntos a Europa en los próximos días en búsqueda de mas sueños. De esos que imaginaron juntos alguna vez cuando estaban en la cancha del CPC. Y a pesar de los siete años de diferencia que hay entre los dos el lazo de hermandad servirá para estar mas cerca del gran objetivo: Ser campeones del mundo.