Con una sutileza, Lionel Messi alcanzó los 700 goles tras anotar de penal el 2-1 que le daba la ventaja parcial a Barcelona ante el Atlético Madrid de Diego Simeone, que luego lo empató 2-2.Con la conquista, el astro rosarino se unió al exclusivo Grupo de los Siete, lista selectiva a de la que sólo forman parte un puñado de los grandes goleadores que tiene la historia del fútbol y que lidera el legendario delantero austríaco Josef Bican, con 805 goles en 530 partidos.
El primer gol oficial de la Pulga fue el 1° de mayo de 2005, cuando el brasileño Ronaldinho lo habilitó por encima de la defensa para que pusiera el 2-0 de vaselina, en el recordado enfrentamiento contra el Albacete.
Quince años después, el astro rosarino no sólo se convirtió en el capitán y referente del Barcelona y de la Selección, sino que también es el máximo goleador histórico con ambas casacas. Con la azulgrana marcó 630 en 721 partidos, con la argentina sumó 70 en 168 juegos.
De ahora en adelante, Messi tendrá entre ceja y ceja a su máximo rival: el portugués Cristiano Ronaldo, quien con 727 gritos en 1004 duelos es la mayor amenaza en su lucha por ser el máximo goleador de la historia del fútbol mundial, dado que el goleador de la Juventus aún continúa en carrera.
Por encima del portugués y el argentino también aparecen el alemán Gerd Müller (735 en 793 oficiales), el húngaro Ferenc Puskas (746 en 754 oficiales), Pelé (767 en 831 oficiales) y Romario (772 en 994 oficiales).