El DT analiza la partida luego de que el presidente Pellegrino decidiera no presentarse a las elecciones. Argentinos y Godoy Cruz lo quieren como técnico.

El futuro de Diego Armando Maradona en Gimnasia quedó en puntos suspensivos.

El director técnico llegó a Estancia Chica con la renuncia en la mano y luego dirigió la práctica visiblemente emocionado. En el Lobo, sin embargo, intentan convencerlo de que se quede o de que, al menos, se despida ante la gente en el partido del domingo contra Arsenal
Luego de un día repleto de incertidumbre, el entrenador de Gimnasia (LP), Diego Armando Maradona, llegó al predio de Estancia Chica y presentó su renuncia ante la cúpula dirigencial, que ahora intenta revertir su decisión o que, al menos, se quede hasta el partido del domingo ante Arsenal.

El entrenador arribó al predio del club platense a las 16.30 y, después de una reunión con el presidente, Gabriel Pellegrino, presentó su dimisión. Luego, con lágrimas en los ojos, el Diez mantuvo una conversación privada con el plantel en el predio de Estancia Chica y condujo la práctica de la tarde.

Aún así, pese a la decisión del técnico, en el Lobo no se dan por vencidos e intentan convencerlo de que, si decide irse, que sea ante la gente el próximo domingo, luego de disputar el partido ante Arsenal por la fecha 14 de la Superliga.

Las dudas sobre la continuidad de Maradona en Gimnasia comenzaron luego de que el actual mandamás del Tripero decida no ir por la reelección en los comicios del club, al no existir consenso para el armado de una lista entre oposición y oficialismo. Así, como Maradona había atado su continuidad a la de Pellegrino, el Diez terminó de tomar la decisión.

“Si se queda Pellegrino, me quedo”, fue la frase que lanzó el Pelusa el 10 de noviembre antes del partido ante Aldosivi. Hoy, esa frase parece ser la que lleva a Maradona, que siempre se jacta de ser un hombre de palabra, a decidir dar un paso al costado.