2.6 C
San Juan
jueves 17 junio 2021
InicioSaludLUPUS: CÓMO INFLUYE ANTE EL COVID-19 Y LA EXPOSICIÓN AL SOL

LUPUS: CÓMO INFLUYE ANTE EL COVID-19 Y LA EXPOSICIÓN AL SOL

Hoy, en el día del lupus eritematoso sistémico (LES), reumatólogos y dermatólogos del Hospital Marcial Quiroga destacan lo importancia de un tratamiento adecuado para reducir efectos de la enfermedad.

El Lupus es una enfermedad crónica y autoinmune que puede dañar cualquier parte del cuerpo. Es nueve veces más frecuente en mujeres que en hombres, especialmente entre los 15 y 50 años, aunque también afecta a niños y adolescentes y adultos.

Los síntomas comunes incluyen entre otros, dolor articular y muscular, fatiga, erupciones en la piel, fiebre, diversos compromisos orgánicos y síntomas comunes a otras enfermedades más corrientes.

Un diagnóstico precoz y un tratamiento temprano pueden ayudar a reducir los efectos discapacitantes de la enfermedad.

Reumatólogos y dermatólogos del Hospital Marcial Quiroga, cada uno desde su área, brinda aspecto, cuidados, consejos y tratamientos ante la presencia de lupus.

Lupus y COVID-19
El Dr. Alejandro Navarta, médico reumatólogo, destaca la influencia que tiene el lupus en pacientes con COVID-19 y recomienda que “las personas con lupus deben tomar precauciones adicionales para evitar la exposición al virus, ya que son vulnerables a los virus y a desarrollar otras enfermedades. Cumplir con las pautas de seguridad recomendadas por el comité de infecciones locales, que incluyen el uso de tapabocas, evitar los viajes no esenciales, el distanciamiento social, lavarse las manos con frecuencia, y limpiar y desinfectar las áreas que se tocan con frecuencia pueden limitar la propagación del virus”.

Además, recalca que si una persona con lupus contrajo el virus o ha estado en contacto con alguien con COVID-19, debe cumplir con las siguientes recomendaciones: auto-cuarentena (aislamiento social), consultar con su equipo de atención médica y comunicar cada uno de sus síntomas que se le presentan.

“Los sentimientos de soledad e impotencia son comunes entre las personas con lupus, y se evidencian más durante el brote de coronavirus”, subraya Navarta, a la vez que anuncia las acciones que se pueden tomar para proteger su salud, su tranquilidad y sus derechos: “hay varias formas saludables y efectivas de manejar los niveles de estrés y ansiedad, que son manteniendo contacto vía telefónica u otra alternativa no presencial con familiares y amigos. Eso ayuda a la salud mental.”

Lupus y sol
El Servicio de Dermatología del Hospital Marcial Quiroga, también interviene en la atención de pacientes con lupus para el cuidado y protección de la piel.

“Las radiaciones ultravioletas emitidas por el sol pueden activar o empeorar la actividad de esta enfermedad en piel y otros órganos (riñón)”, señalan. “Las crisis ante la exposición solar se manifiestan con lesiones en piel, caída de cabello, cansancio, fiebre, dolor y/o inflamación articular, incluso 2 a 6 semanas después de la exposición”.

Por ello aconsejan consultar con especialistas dado que algunos fármacos utilizados como tratamiento empeoran la sensibilidad de la piel a la luz solar.

¿Cómo protegerse?
Usar crema con factor de protección solar de amplio espectro (anti radiación UVA y UVB) y filtro 50. Es ideal que contenga dióxido de titanio y óxido de zinc.
Aplicarla al menos 30 minutos antes de la exposición solar y renovarla cada 2 horas, o antes en caso de mojarse la piel (baños en el agua o sudoración corporal ante el ejercicio).
No exponerse al sol directo de 10 a 16 hs (en verano 10 a 17 hs).
Utilizar, además: lentes de sol grandes y con filtro UV certificado; sombreros de ala ancha o aquellos que cubran también orejas y nuca; prendas que cubran brazos y piernas, ideal de telas antiUV o aquellas de color oscuro y trama apretada.
Si es posible, usar vidrios polarizados en automóviles y lámparas de luz LED y halógenas en domicilio.

Consejos generales
El Dr. Leandro Aliaga, médico reumatólogo del Servicio de Clínica Médica, brinda 10 consejos para pacientes con lupus:

– Informarse adecuadamente sobre la enfermedad: una información adecuada es útil para resolver dudas e incertidumbres. Hoy en día es muy fácil tener mucha información de cualquier tema, pero sin ningún tipo de filtro, por lo que se aconseja acudir al médico especialista.
– Aprender a convivir con la enfermedad: el paciente debe saber valorar su estado clínico y manejar su tratamiento, sin llegar a obsesionarse. No debe limitarse a la hora de hacer planes y proyectos de futuro.
– Seguir una correcta adherencia al tratamiento: los pacientes deben concienciarse de que una correcta adherencia es fundamental para un buen control de la enfermedad y evitar secuelas irreversibles.
– Realizar actividad física: el ejercicio mejora el estado de ánimo y la autoestima, y tiene efectos positivos a nivel cardiovascular y óseo.
– No fumar:el tabaco tiene efectos nocivos en diversas manifestaciones lúpicas, especialmente en las cutáneas y también se ha demostrado que es un factor de riesgo para que los pacientes puedan sufrir eventos cardiovasculares isquémicos, una complicación que ha adquirido una especial relevancia en las últimas décadas en esta enfermedad.
– Protegerse frente a la exposición solar: está demostrado que las lesiones cutáneas específicas del lupus pueden ser inducidas o empeoradas por la exposición solar y la fotosensibilidad es frecuente en estos pacientes. Se debe insistir en una correcta protección frente a la exposición solar, estricta en los pacientes con afectación cutánea y recomendable en el resto de afectados.
– Planificar los embarazos: en pacientes con lupus el embarazo puede afectar al curso de la enfermedad y producir complicaciones obstétricas o fetales. Una correcta planificación del embarazo, de acuerdo a los consejos médicos y una monitorización del mismo según protocolos específicos de esta enfermedad, mejoran enormemente su desarrollo.
– Cuidado frente a las infecciones: existe globalmente un mayor riesgo de padecer infecciones en pacientes con lupus, que varía según las características de la enfermedad y el uso de medicamentos inmunosupresores. Por ello se debe tener especial cuidado y vigilancia, seguir adecuadamente las medidas de prevención y cumplir los esquemas de vacunación recomendados.
– Control de los factores de riesgo cardiovascular: los pacientes con lupus tienen una ateroesclerosis precoz y una incidencia de eventos cardiovasculares mayor que en la población general. Esto se debe a factores dependientes de la enfermedad, así como a ciertos tratamientos. Se debe reducir al mínimo los factores de riesgo cardiovascular tradicionales como la obesidad, la hipertensión o el hipercolesterolemia. Los pacientes deben ser conscientes de su relevancia y colaboradores a la hora de cambiar hábitos de vida o tomar los tratamientos que se requieran.
– Promover el autocuidado: los pacientes deben aprender a vigilar sus síntomas para tomar medidas adecuadas en caso de rebrotes según los consejos de su médico, deben conocer qué medicaciones puede variar de dosis o tomar a demanda en función de los síntomas y cuáles no, y colaborar de forma disciplinada en todas aquellas medidas no farmacológicas indicadas por el médico.

Siguenos por

33,852FansMe gusta
2,141SeguidoresSeguir
3,844SeguidoresSeguir
850suscriptoresSuscribirte

Últimas Noticias

- Advertisement -spot_img
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com