Frente a un entorno de máxima incertidumbre financiera, los inversores aceleraron ayer viernes la liquidación de sus posiciones en bonos argentinos, en momentos de mayores restricciones en el mercado de cambios que limitan las operaciones de arbitraje para hacerse de dólares.

En el segmento de la renta fija, los principales títulos nominados en dólares se hundieron hasta más del 10%, entre otras causas, por la falta de avances en el plan de reperfilamiento de la deuda soberana, la demora en el desembolso del FMI e inconvenientes en la liquidación al exterior de intereses de Obligaciones Negociables.

Entre los bonos más operados, se destacaron las bajas del Bonar 2024 (-10,5%), del Bonar 2020 (-7,5%); y del Discount bajo ley local (-7%).

S&P Merval, apuntalado por el CCL
A diferencia de los activos de renta fija, el S&P Merval de Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA) anotó su cuarto avance en forma consecutiva ayer viernes, al subir un 3,5%, a 30.136,28 unidades, por la influencia alcista del tipo de cambio implícito (“contado con liqui”), que saltó un 3,6% a $71,23.

Los ascensos más relevantes de la jornada los registraron las acciones de Comercial del Plata (+13%), ya que algunos inversores tomaron en cuenta la importancia de su participación en Transportadora de Gas del Norte y en Companía General de Combustibles.

El podio de las principales alzas lo completaron los papeles de Banco Macro (+6,4%) y de Edenor (+6,3%).

Lo mejor de la jornada estuvo en el panel general: TGLT saltó 15,6%, y Cammuzzi Gas Pampeana trepó 15,4%.

El volumen fue aceptable teniendo en cuenta el contexto: volvió a superar los $1.000 millones. Se registraron 90 alzas, 16 bajas y 4 acciones sin cambios.