13 C
San Juan
lunes 17 mayo 2021
InicioHISTORIASLAS MEJORES ANÉCDOTAS DE " COCHO " LÓPEZ

LAS MEJORES ANÉCDOTAS DE ” COCHO ” LÓPEZ

Desde cortar calles en Mataderos para las carreras de obstáculos, a protagonizar el éxito de VideoMatch y participar en la liberación del secuestro de Mauricio Macri.

El automovilismo está lleno de personajes y uno muy especial es Osvaldo Abel López, más conocido como Cocho, quien afirma que es su nombre artístico. El porteño de 73 años fue un exitoso piloto con victorias y títulos nacionales, pero destacó por su vida en los medios. Hizo de todo, desde sus desfiles de modelo, precursor de la televisación de las carreras, trabajó en una película, protagonizó el salto de VideoMatch y hasta se involucró en el rescate del ex presidente Mauricio Macri luego de su secuestro. Tiene mil historias para contar y para conocerlas Infobae habló con él.

-Antes qué nada, ¿de dónde viene “Cocho”?
-Cuando estuve en la panza de mi madre ella vivía en la calle Albariños y San Pedro. Tenía una amiga que era madre de un chico que era muy educado porque creció sin su padre. La señora le decía “Cocho”. Entonces mi mamá le dijo un día “cuando nazca mi hijo, aparte de su nombre, le voy a decir ‘Cocho’”. Quedó ese apodo y luego fue mi nombre artístico.

-¿Cómo fueron tus inicios?
-Al ser un piloto porteño no había peñas y de Buenos Aires solo estaban como referencia los hermanos Gálvez y Charly Menditeguy. Pero tuve la suerte de vivir en un barrio como Mataderos me hizo sentir como si fuera corredor de un pueblo. “La República de Mataderos”, como la llamamos, es un lugar de gente trabajadora, muy luchadora y siempre estuvimos para darnos una mano. Entonces fuimos a buscar a los frigoríficos, consignatarios de hacienda y así inventamos una peña, hicimos una escudería e inventamos acciones para poder correr.

-¿Por ejemplo?
-Cortábamos las calles y se podía hacer eso a principios de los sesenta. Nadie te decía nada. Era una vida muy simple. Llegamos a cerrar la avenida Alberdi (Ruta 3) o la Av. Rivadavia. También calles internas y lo hacíamos los domingos de 10 a 14 horas. Conseguimos hacer carreras de obstáculos y en la primera que hicimos se anotaron como 200 autos. Fiat 600, de Carlo 1100, los Peugeot 403 y hasta Pick Up. Recaudábamos bastante dinero y con eso comprábamos las gomas para el Fiat 600 que me dio mi madre. Con ese auto corrí carreras cuadreras en Lobos o Las Flores. Tenía 15 años y ni siquiera tenía licencia para manejar en la calle ¡Una locura! Luego ya pasé a Estándar Mejorado con el Fiat 600 y luego corrí con un Peugeot 403.

-¿Qué recordás de las carreras en la montaña?
-Fue en 1966 en el viejo Anejo J que hoy es el Turismo Nacional. Le compramos un auto a Alberto Gómez y como gané siendo muy joven Peugeot me contrató. Ahí con 23 años empecé a hacer marketing y pintamos un auto de color amarillo, algo que no existía, e inventamos el “Cocho’s yellow team”. En esa época Peugeot gastaba 1 millón de dólares en 15 días. Como era un campeonato mixto de pista y de montaña se corría con el mismo auto en un autódromo y luego le cambiabas la suspensión y espirales y con ese coche corrías en caminos de ripio. El auto que corría era el que se vendía en las concesionarias y por eso las fábricas vendían mucho.

-¿Cómo fue la vez que casi morís congelado?
-En 1970 se corrió la San Juan-Coquimbo-San Juan. Fue terrible y nos rescataron a mi acompañante y a mi casi congelados. Corrimos con un Peugeot 504 del equipo oficial y gané la primera etapa que terminó en la playa de La Serena y largué adelante en la vuelta. Fuimos por el paso de Agua Negra que tiene 4.620 metros de altura. Corríamos con jeans, camisas de seda, mocasines con los taponcitos de gomas en la suela, guantes con los dedos recortados, casco abierto y nos avisan que si empezaba una tormenta, iba a haber alguien que nos iba a avisar. A las 11:00 de la mañana ya era de noche por la nevada que había. Mi acompañante salió por la ventanilla y me iba limpiando el parabrisas. En un momento doblé a la derecha y caímos en un vacío y el auto se convirtió en una bola de nieve. Logramos salir, fuimos hasta arriba y empezamos a caminar. A los 1.000 metros encontramos un Ford Falcon. No había nadie y nos metimos. Nos quedamos unas cuatro o cinco horas. En un momento empecé a alucinar y cuando ya estaba todo oscuro escucho voces y eran tres gendarmes. Nos pusieron unas inyecciones porque estábamos congelados y nos dieron unas viandas. Nos llevaron a un campamento y luego pegamos la vuelta hacia San Juan. A todo esto en Buenos Aires el título era “los ganadores del Gran Premio están perdidos y la carrera se suspendió”. Después nos enteramos que hubo un movimiento sísmico en el lugar donde estaba el tipo que nos tenía que avisar por la tormenta de nieve. El comisario deportivo me dijo que no nos veía y que cuando escuchó el motor de mi auto y me quiso a avisar que no siguiera, pero no me alcanzó. Pero al menos pudo avisarles al resto de los pilotos que no siguieran por las condiciones climáticas.

-¿Y la Londres-México?
-Era una carrera inimaginable que se hizo realidad. Como Peugeot Francia no tenía equipo de carrera los representamos siendo argentinos. La meta fue en el Estadio Azteca el día de la final del Mundial de fútbol 1970. Fuimos desde Londres hasta Francia, pasamos a África y luego a Lisboa. Hicimos muchos traslados en barcos y fue un paseo veloz donde fue común encontrarnos con animales. Hermosa experiencia.

-¿Cuándo fue tu primer contacto con la TV?
-Desde muy chico, a los 19/20 años, participé en desfiles de modelos porque hacía canjes de ropa en el boliche Pinar de Rocha. Eran televisados y a partir de ahí me invitaron a participar de programas porque era el porteño y estuve con Carlitos Balá y el Capitán Piluso, entre otros.

-¿Cómo hicieron con un grupo de pilotos para que la TV llegue al automovilismo?
-En 1982 fuimos a ATC (hoy la TV Pública) a proponerles transmitir las carreras del Club Argentino de Pilotos y con el fin de que usaran tres o cuatros camiones de exteriores que tenían desuso desde el Mundial 1978. En el canal aceptaron a gusto y fue la primera categoría televisada en directo a todo el país. Fue un esfuerzo enorme ya que para prestarnos los móviles tuvimos que poner otros camiones en garantías. En Balcarce, donde fue la primera carrera, los muchachos tuvieron que subir la sonda en la sierra La Barrosa.
Tuvo mucho éxito porque fueron los últimos tiempos del Lole Reutemann en la F1 y los domingos al mediodía no había nada. El rating explotó y recuerdo que cuando le iba a cobrarle a uno de mis sponsors la cajera me decía “en mi casa por sus venditas carreras hasta las 14:00 horas no podemos correr”.
Cocho corrió durante 40 años y se destacó con su título en la Fórmula 2 Nacional en (1972) y los tres en el Club Argentino de Pilotos (de 1985 a 1987). Ganó el torneo presentación del TC 2000 (1979) y luego peleó más campeonatos. También venció en el TC y también corrió en el Sport Prototipos, Fórmula 1 Mecánica Argentina, Turismo Nacional, Fórmula 2 Codasur y Superturismo Sudamericano.
Además, por estar dentro de los medios Cocho siempre entendió a la perfección cómo era el trato con la prensa. Es el que siempre atiende rápido el teléfono y nunca mira el reloj en una entrevista. Tampoco se pone el casete y eso ayudó a potenciar su popularidad que le permitió conseguir importantes patrocinantes. Hoy hasta jóvenes que nunca lo vieron correr le piden una foto o un autógrafo. Se maneja muy bien y hoy maneja las relaciones institucionales de la Asociación Corredores Turismo Carretera (ACTC) y también tiene un emprendimiento con su mujer donde arman huertas de madera.

-¿Llegaste a ser actor?
-Me llamaron los Mentasti que estaban en Argentina Sono Film y querían que hiciera un papel con mi auto de carrera en Brigada Explosiva (1986). Acepté encantado porque también me sirvió para mis publicidades. Fui con el Datsun campeón del Club Argentino de Pilotos. Yo ya conocía a todos los actores porque eran todos de mi época y hasta era amigo de Moria (Casán). También laburé en televisión. A lo único que no me animé en al teatro porque ahí no podés equivocar y estás adelante del público. En la TV me perdonaban todo (risas).

Siguenos por

33,609FansMe gusta
2,141SeguidoresSeguir
3,747SeguidoresSeguir
850suscriptoresSuscribirte

Últimas Noticias

- Advertisement -spot_img
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com