24.2 C
San Juan
domingo 28 noviembre 2021
InicioSOCIEDADLa vergüenza de Macri y de Cristina

La vergüenza de Macri y de Cristina

-


Durante las últimas horas, ha dado la vuelta al mundo la foto de la vicepresidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, mirando hacia abajo en el acto en el que el presidente Alberto Fernández anunciaba los catastróficos resultados electorales para el oficialismo.

Sus detractores señalaron que ese gesto es el de la derrota. Si bien cualquiera que haya visto la imagen puede afirmar lo mismo, lo cierto es que tendemos a realizar interpretaciones simplificadas de gestos y posturas basándonos en el sentido común y alejados de análisis científicos. Wallace Friesen y Paul Ekman en 1975 ya se habían referido a este comportamiento que realizamos en circunstancias específicas, señalando que la vergüenza es una de las emociones que se expresa de este modo; cabeza hacia abajo y mirada relativamente al centro. La vergüenza, a diferencia de la culpa, es autorreferencial y nos invade cuando nos sentimos menos que el resto o sentimos que tenemos responsabilidad por no estar a la altura de las circunstancias. En algunas regiones de América Latina, como Bolivia podemos ver que los anfitriones bajan la cabeza en señal de respeto al invitado, especialmente si es extranjero. No podríamos señalar vergüenza en esos casos, pero si un respeto y reconocimiento de la autoridad del visitante que sobrepasa la estima del anfitrión. Existen regiones de China donde sucede exactamente lo mismo. La cabeza se baja en tono reverencial hacia los visitantes. Y esta reverencia, tal como sucede en la vergüenza, se hace cuando sentimos que la importancia del entorno supera a la nuestra.

Ahora bien, Cristina no estaba en Bolivia y tampoco en China, por lo cual solo queda remitirnos a la investigación científica del comportamiento humano. Aún si la foto fue sacada de contexto y Cristina estuviera mirándose el zapato, la vergüenza es una emoción que se refleja con la mirada hacia abajo y cuando se expresa, la mirada busca una excusa visible para dirigirse a algo que se encuentre debajo de nosotros.

Lo curioso es que en el acto que condujo María Eugenia Vidal, se lo vio al expresidente Mauricio Macri con la misma postura que Cristina. Mirada hacia abajo mientras María Eugenia arengaba a sus votantes y festejaba el triunfo. La misma vergüenza, distintas razones. Recordemos que la comunicación no verbal nos da herramientas para acercarnos al universo emocional de las personas, aunque no nos dice la razón de las mismas. Encontrar los motivos emocionales que llevan a una persona a expresarse de tal o cual modo, requiere de una hermenéutica por parte del analista; esto es la consideración de los códigos históricos de la persona cuyo lenguaje se analiza, y una debida exégesis para interpretar dichas emociones en el contexto en el que se están produciendo.

Intentando ese esfuerzo propio de la interpretación del lenguaje corporal, podríamos ensayar una respuesta para comprender la vergüenza de ambos, de la cual si estamos seguros.

Horas antes de la presentación de la carta de Cristina un reconocido medio de comunicación me preguntó cuál era a mi juicio la razón de la vergüenza de Cristina. Mencioné que si esto fuera un peritaje judicial donde además de señalar las emociones debemos justificar las mismas con una hipótesis, considero que la vergüenza se relaciona con el modo en que su compañero de fórmula lleva adelante la gestión que derivó en derrota. Asimismo, en el caso de Macri, considero que el haber bajado la cabeza con la sonrisa social que esbozó (por compromiso), podría explicarse con que, habiendo sido presidente hace pocos meses, casi no le dieron protagonismo en el acto.

Como vemos, la vergüenza no pregunta sobre adhesiones partidarias y se presenta indistintamente en escenarios de victorias o derrotas, aunque por nuestra subjetividad y por el fenómeno conocido como “sesgo de confirmación” tendemos a buscar emociones negativas solo en los candidatos o políticos que nunca votaríamos.  Es que somos humanos y las emociones nos atraviesan y se expresan, muchas veces, sin que siquiera podamos advertirlo. Eso sucede porque con nuestras palabras contamos lo que nos parece, pero con nuestros cuerpos contamos lo que sentimos. Porque como siempre decimos en nuestro laboratorio, nuestro cuerpo no sabe mentir.

 

Hugo Lescano
Director del Laboratorio de Investigación en Comunicación No Verbal
Consultor de la OEA (Washington DC) en Negociación y Comunicación no Verbal
Instagram: @hlescano
www.HugoLescano.com

últimas noticias

Se entregó el funcionario judicial acusado de violencia

Se trata de Mario Parisí, quien fue denunciado por golpear a su pareja. El fiscal de la causa había pedido su detención tras constatar...

Desde mañana podrá usarse cualquier billetera digital para pagar códigos QR

El sistema permitirá usar cualquier billetera virtual, ya sea de un banco o una fintech, para abonar en todos los comercios que acepten este...

¿Cuántos casos de coronavirus hay hoy en la Argentina?

Suman 116.529 los fallecidos registrados oficialmente a nivel nacional y 5.326.448 los contagiados desde el inicio de la pandemia. Otras 12 personas murieron y 888...