La venta de vinos en el mercado interno terminó con resultados positivos en 2019

Vitivinicultura

143

Un dato destacado es la pérdida de terreno de los envases tetraBrick ante el fuerte crecimiento en ventas de botellas de 1 a 1,5 litros, por ventajas de la relación precio-cantidad.

La comercialización de vinos en todos sus envases alcanzó el año pasado a 8,8 millones de hectolitros y creció un 4,9%respecto de 2018, en contraste con las caídas que en ese lapso tuvieron cervezas, gaseosas y licores.
El vino en botella consolidó su liderazgo con el 56,4%del total y un aumento del 6,6%en relación con 2018, aunque la venta en envases de hasta 750 centímetros cúbicos, es decir vinos varietales finos y reserva, tuvo una baja interanual del 1,1%, en contraste con la suba del 36,1%de los vinos de litro o litro y medio, es decir con mejor precio.
El último informe del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) mostró además respecto a la venta por envases que el tetrabrick perdió terreno, con una suba interanual menor a la de las botellas (3,4%), que redujo su participación al 39,9% del total, pero con una tendencia declinante hacia fin de año, al punto que en diciembre la baja en su comercialización fue del 13,1% respecto de doce meses atrás y su participación cayó al 37,2 por ciento.
Las bodegas desde el año pasado, en cuanto a envases, siguen innovando para tratar de revertir la derrota que vienen sufriendo con las cervezas, a partir del lanzamiento del vino en lata.
Los 859 hectolitros comercializados en 2019 representan un volumen marginal, de menos del 0,01% del total, pero a diferencia del tetrabrick, la presencia de la lata va en crecimiento, al punto que sólo en diciembre se vendieron 538 hectolitros, el 62,6%de las ventas de todo el año, en lo que puede ser el anticipo de un 2020 con mayor presencia en el mercado.
Los datos del INV de diciembre mostraron una caída de las ventas en tetrabrick y un mayor crecimiento de los vinos en botella de un litro o más por sobre los de 750 cc o menos. El crecimiento de las ventas en 2019 tuvo que ver con el cambio cultural de los protagonistas del sector, más proclives a aceptar los requerimientos del consumidor. Fue así que en el año pudieron recuperarse unos 200.000 hogares que volvieron a consumir vino, de acuerdo con un trabajo de Joaquín Oria, de la consultora Kantar, realizado para el Observatorio Vitivinícola.
En cuanto a vinos fraccionados, el año pasado tuvieron un crecimiento del 4,9%,con relación al 2018 impulsados por los vinos color que aumentaron un 7,0% y contrarrestaron la caída de los vinos blanco, del -1,2%.
Los vinos varietales crecieron en ventas un 14,9%, mientras que los vinos sin mención varietal repuntaron un 2,7%. Los varietales de color fueron precisamente lo que más repuntaron (16,6%) por encima de los varietales blanco (7,1%).