La última leyenda verdinegra

Alberto "Roly" Rodríguez

1444

A 18 días del aniversario 113 del club, el último ídolo de Concepción contó su historia en el cuadro de sus amores. ¿Su cuenta pendiente? “no haber jugado en Primera División”, ¿Qué lamenta? “que no haya ex jugador en las inferiores del club” y ¿Dirigir San martín? “no, ya se me pasó el tiempo”.

 

 

 

 

Decir “Roly” en Concepción es hablar de ídolo. Su nombre está tatuado en el Pueblo Viejo. Es una leyenda que sigue vigente. Recordar sus goles causa nostalgia. Jugó 17 años en el club, que el 27 de septiembre celebrará un nuevo aniversario (113 años).
Se trata del último ídolo de San Martín: Alberto Rodolfo Rodríguez (54 años), más conocido para los hinchas como el “Roly”.
De niño la descosía en el potrero del Barrio Belgrano, de grande pasó a Alianza y luego con 17 años llegó a San Martín. Consiguió dos ascensos a la B Nacional con el Verdinegro, en 1991 y 1995. Su último partido como profesional fue ante Juventud Antoniana de Salta en 2004 en el Hilario Sánchez. Tras colgar los botines se puso el buzo de DT y Del Bono fue su primera experiencia. Al Bodeguero lo sacó campeón invicto del torneo doméstico 2005 y más tarde lograría un título épico con el Verdinegro en el 2012.
“No me considero tan ídolo, la gente me demuestra mucho cariño en muchas situaciones, como por ejemplo en banderas y hasta una plaqueta que me hicieron. También los hinchas me mandan mensajes en cada aniversario del club. Creo que alguna huella dejé”, comenzó diciendo con el perfil bajo y la humildad que lo caracteriza.
El “Roly” muchas veces soñó con estar en el banco de suplentes del Hilario Sánchez dirigiendo al equipo de la B Nacional o de Primera, pero para él esa etapa ya pasó.
“Creo que se me pasó el tiempo para dirigir a San Martín, estos años me dediqué a formar y entrenar chicos, ya perdí el ritmo. No se dio, pero bueno ya pasó. Me hubiese gustado. En mi carrera como técnico saqué campeón a Del Bono y después logré un título histórico con San Martín, el 14 de noviembre de 2012 salimos campeones del torneo local después de 17 años, fue muy lindo”.
En su carrera como jugador le quedó una cuenta pendiente, “no haber jugado en Primera. Ese fue un sueño que me hubiese gustado cumplir”.
Es raro ver a un ídolo afuera de la institución. En las divisiones menores ya no hay referentes y ex futbolistas del club que conocen como nadie los pasillos del Hilario Sánchez, “es una lástima que no haya ningún jugador del club en las inferiores”.
De chico, cuando jugaba en su barrio “era delantero”, después cuando jugó como profesional “era enganche” y en el final de su carrera “terminé jugando de cinco”. ¿Su especialidad?, “quitar y asistir”, exquisito y distinto.
Hoy el “Roly” trabaja en una escuela, forma chicos, dirige y es técnico de dos equipos en la Liga de Profesionales. “Estoy trabajando en una escuela de educación especial, soy celador y auxiliar de los profesores de deportes y natación. Además formo chicos en una escuelita de fútbol en “Futboleros”. Y para despuntar el vicio juego para Abogados en la categoría Veteranos de la Liga de Profesionales y ahí también soy técnico de la Franja en Libres. Esto es mi cable a tierra”, cerró el último ídolo de Concepción, que nunca tuvo la despedida que se merece. “Por ahora no quiero tenerla, porque me retiré del fútbol profesional, no del fútbol”, cierra dolido.

El partido más emotivo de su carrera

El partido más emotivo que vivió fue la final del torneo local ante Desamparados en 1992.
“Ese partido me marcó muchísimo, porque el día antes había fallecido mi padre Pedro Domingo. Él había estado una semana complicado de salud por un accidente y al otro día de su muerte tenía que jugar una final. Por pedido de mis tíos, mi vieja jugué. Recuerdo que aquella tarde ganamos 2-0 y salimos campeones, triunfo que se lo dediqué a mi viejo”, recordó el “Roly”.

El gol más recordado

“Fue ante Atlético Tucumán, ese día empatamos 1-1. Recuerdo que rematé de larga distancia, de unos 25 metros y la clavé en el ángulo”, contó.

En la cocina también se pone la “10”

“Me gusta cocinar, asados y también le hago a la repostería. Y en mis tiempos libre me gusta jugar a los juegos de mesa, el ludo por ejemplo”.