La ronda española se solapará en seis etapas con el Giro, y el 25 de octubre ambas grandes citas coincidirán con la París-Roubaix. En septiembre será el Tour de Francia, en octubre La Vuelta a España y el Giro de Italia.

Aunque todo dependerá de la evolución de la pandemia y de las decisiones gubernamentales y sanitarias, el calendario de lo que resta del 2020 ciclista ya está aquí: Tour de Francia, de 29 de agosto a 20 de septiembre; Giro de Italia, de 3 a 25 de octubre; y, como adelantó AS, Vuelta a España de 20 de octubre a 8 de noviembre, reducida a 18 etapas y coincidente en seis con la Corsa Rosa. Tour y Giro conservan sus 21 jornadas, pese a que la ronda italiana perdió su salida en el extranjero (en Hungría), al igual que la Vuelta (desde los Países Bajos). Eso sí, con el Giro se solaparán siete clásicas y con la Vuelta, tres. La Grande Boucle, apoyada por el Gobierno francés, tendrá tres días en agosto prácticamente a puerta cerrada, porque su país prohibió eventos con más de 5.000 espectadores hasta septiembre.

Como resumen de lo comprimido del nuevo programa, el 25 de octubre coincidirán el desenlace del Giro, el Tourmalet en la Vuelta y la París-Roubaix. El pelotón World Tour regresará a la acción en la Strade Bianche, el 1 de agosto. La suspensión de cualquier actividad ciclista se dictó hasta el 1 de julio, el 1 de agosto para la máxima categoría. Mundiales, entre el 20 y el 27 de septiembre, y Nacionales, del 20 al 23 de agosto, siguen inalterables.

“Debemos hacer de la necesidad una virtud y aprovechar las oportunidades que nos brinda esta situación. Gozamos de una gran posición dentro del calendario y esperamos disponer de una participación de excepción. Nos sentimos satisfechos”, subrayó Javier Guillén, director de la Vuelta. David Lappartient, presidente de la UCI, atendió a AS junto a un elegido grupo de periodistas internacionales: “Se trataba de salvar la economía de nuestro deporte con un plan realista de emergencia, al menos todos los actores remamos en la misma dirección. Nos resentiremos en equipos, carreras y corredores, pero deseamos que ese daño resulte mínimo”.

Respecto al resto de pruebas nacionales, Castilla y León, que pretendía reubicarse como clásica el 26 de julio, no se disputará en 2020 por falta de respaldo económico de la Junta. Burgos, del 28 de julio al 1 de agosto; Getxo, el 2 de agosto; y Ordizia, que solicitó su celebración el 13 de septiembre, continúan en pie, pero a falta de confirmación oficial por no pertenecer al World Tour. “Publicaremos la segunda fase en breve. Y siempre quedaremos a expensas del virus”, concluyó Lappartient.