Misas por radio, televisión, medios digitales y redes sociales serán la constante de este año. El objetivo es respetar la cuarentena pero llegar con la palabra

En consonancia con lo que está ocurriendo con la Pandemia del Coronavirus, y de acuerdo al decreto presidencial de Confinamiento Social Obligatorio, desde la Iglesia Católica se arbitraron acciones para celebrar la Semana Santa pero de una manera diferente y no acostumbrada a este tiempo tan especial para los creyentes. Es por esto que en la actualidad los templos están cerrados y las celebraciones religiosas solo se hacen a través de medios de comunicación oficiales de la Iglesia y colaboradores y también a traes de redes sociales, como Facebook, Instagram o plataformas de comunicación como Zoom.

Es por ello que no solo desde la Catedral sino también desde cada una de las parroquias en los departamentos se harán celebraciones a través de los medios de comunicación como radio y televisión, sino también a través de las redes sociales.

Atendiendo a esta situación especial, Diario El Zonda dialogó con algunos sacerdotes, quienes contaron como se vive la víspera de la Semana Santa, que sin dudas será histórica por su virtualidad digital y por las trasmisiones mediatizadas. De hecho, algo que se hará de manera totalmente diferente es la bendición de los Ramos. “Le estamos pidiendo a la gente que tenga algo verde, que se hará una bendición de los mismos. Esto es un acto de fe”, dijo el Padre Martín Reta, vicario de Nuestra Señora de Guadalupe.

El padre Rodrigo Robles, párroco de San Cosme y Damián afirmó que “aunque hay una situación extraordinaria con esto de la cuarentena no es que no vayamos a celebrar la Semana Santa, al contrario la Iglesia está más unida que nunca, porque no es solo los templos sino cada una de las casas.  Desde los pastores se va a tratar de llegar de la mejor manera a los fieles a través de las redes sociales o los medios de comunicación”.

En el caso de San Cosme y Damián la misa de Ramos se celebrará por Facebook Rodrigo Robles a partir de las 10 de la mañana, donde se hará la bendición de ramos. También hoy desde las 20 “con las reliquias de Santa Agueda, vamos a hacer la misa que celebramos todos los 5 de cada mes por los enfermos de cáncer”. Explicó que “por ser médicos Santos Cosme y Damián, les vamos a pedir por todos los enfermos de esta pandemia y porque nos conserve la salud física y la del alma y el espíritu”. Dijo que “la Iglesia está más unida que nunca, hemos entendido esto que decía el Papa, “salgan, salgan”, es esto de no quedarnos encerrados en los templos. Hoy se nos ha obligado a cerrar el templo, pero está más vigente que nunca a través de las redes sociales y la familia”. Es por ello que entre otras cosas han organizado el vía Crucis por Whatsapp y una persona de cada una de las comunidades tiene una de las estaciones. Es increíble porque cuando vienen a la misa, viene la señora sola, pero cuando se escuchan los audios de whatsaap uno se da cuenta que está toda la familia y una persona hace rezar a los otros y esto se puede conseguir solo con la situación que está pasando”.

Sobre la primer misa que celebró por Facebook manifestó que “sentía que había un grupo de personas que me estaban escuchando, aunque tenía el templo vacío sabía que estábamos conectados en la celebración y la fe”.

Por su parte, el padre Andrés Rivero, vicario en la Catedral, manifestó que “esta es una semana Santa impensable, ninguno tiene experiencia sobre vivirla de esta manera, lo bueno es que en este tiempo tenemos a los medios de comunicación y sabemos que de alguna manera la gente va a seguir esta celebración. Pero sabiendo que hay una distancia física que es inevitable que no se sienta”. El padre Rivero afirmó que “se va a tener que hacer una celebración distinta, desde el encierro, sumado a que la gente lleva muchos días en esta condición y eso genera un strees y cansancio y en muchos casos comienza a apretar el tema económico, por lo que no se llega del mejor ánimo”. “Yo he tenido la experiencia de celebrar todos los días misa a través de la plataforma Zoom, que se utiliza mucho a nivel educativo y empresarial para hacer teleconferencias y te podes comunicar simultáneamente con 100 personas, por lo que todos los días he estado en contacto con 80 o 100 familias todos los días, por lo que yo decía que teníamos el templo lleno. La gente esperaba ese momento a las 19.00 todos los días. Ha sido raro esto, pero por ahí le podíamos poner un nombre a los rostros, porque cuando es normal vos los ves pero por ahí no los conoces”.

De acuerdo al religioso, la pandemia ha traído pro y contras. “Sin dudas esto es una experiencia dolorosa, pero lo positivo es que ha pasado de tener fieles a hermanos. Si bien hay una distancia física se ha producido una cercanía afectiva, que no estaba antes. No es el feligrés que llegaba justo a la misa y luego se iba volando, sino que ahora es el hermano que abre la puerta de su casa y está celebrando con toda su familia, que podes conocerlo, que sabes su nombre, que lo acompañas a través de mensajes. Desde el dolor creo que vamos a aprender muchas cosas”. “En este momento he sentido la experiencia del amor recíproco, yo pongo lo mejor de mi como sacerdote  a través de una pantalla y ustedes van a hacer lo mismo en su casa celebrando como si estuvieran en el templo.  En ese amor recíproco entre cura y pueblo yo digo que Jesús está al medio, en cada misa hemos terminado todos emocionados”.

En tanto que el padre Martín Reta, sobre esta modalidad de celebrar la Semana Santa, afirmó que “para nosotros es un desafío que lo que vamos a hacer en el templo va a llegar a la gente y creer que la bendición de Dios va a llegar porque es poderoso. Y en el caso del Domingo de Ramos, que la gente se ponga en cada uno de los ramos a disposición de Dios. Esto es un desafío de fe, para nosotros sacerdotes saber que Dios está y llega aunque el templo este vacío. Es creer que Dios llegará, aunque no esté el sacerdote”.

Sobre estos tiempos donde la conectividad es el instrumento para difundir la fe en tiempos de cuarentena afirmó que “no me sorprende lo que está ocurriendo, por haber estado en Pastoral Universitaria, hicimos reuniones o solucionamos muchos temas vía on line, no me ha sido una cosa nueva, pero ahora es algo más grande que lo normal”.

Con respecto a las actitudes de los fieles afirmó que “la gente está más predispuesta a la solidaridad con los más vulnerables, porque esto- el coronavirus- no ha hecho  a todos vulnerables. Es por esto que la gente se da cuenta que hay quienes la están pasando mal. Todos se preguntan qué hará el que vive al día, el que sale todos los días a vender, esto es algo que te conmueve mucho, porque mal que mal uno tiene comodidades pero hay gente que no, que tiene hambre”. En ese sentido afirmó que “estamos todo en la misma por lo que tenemos que ayudar entre todos”.

Por su parte, el padre Eduardo Gutiérrez, párroco  en Jesús de la Buena Esperanza en Barreal contó que “en nuestro caso estamos también con el templo cerrado, en la puerta hemos dejado en la puerta de la Parroquia un altar, con una imagen grande de la Virgen de Lourdes, patrona de los enfermos, con un cartelito que dice “Nuestra Madre está cerca, anote acá sus intenciones” y el sacerdote en la misa las ofrece por ellos”. Lo cierto es que “la gente deja sus intenciones y en la misa yo la digo”, de hecho las misas se transmiten a través de la radio de la zona”. También recibe las intenciones a través de mensajes al celular. Agregó que “a través de whatsapp se les envía a grupos de la Iglesia, del colegio y a los del Instituto de Formación de los Gendarmes, al Escuadrón 26 y a la gente que va a la misa se les envía el Evangelio de cada día”. Agregó que “de esta manera vamos a celebrar una semana santa tan particular, como Dios nos permite vivirla”.

Agregó que “creo que esto de la cuarentena, tiene su lado positivo, ya que el aislamiento nos permite redescubrir valores o volver a dar vuelta esa pirámide que estaba invertida, el amor a Dios sobre todas la cosas, el amor al hermano, a la familia, ubicar en esa escala lo principal y después la otras cosas. Creo que esto no va a llevar a ser mejores”.