Según la AFIP, los ingresos fiscales tuvieron una mejora nominal interanual del 20,1% durante el mes pasado.

Con una cuarentena más flexible, la recaudación subió 20,1% en junio al alcanzar los $545.962,8 millones, pero en términos reales, al restarle la inflación oficial, sufrió una caída del 16,2%, de acuerdo con los datos informados por la AFIP.
En medio de la pandemia, aunque con menos restricciones para la actividad en buena parte del país por una flexibilización de la cuarentena en junio, el comportamiento de los ingresos fiscales tuvo una leve mejora respecto de mayo.
Ahora que se incrementaron las restricciones en julio, los especialistas anticipan que volverá a profundizarse la caída en la recaudación.
En el primer semestre los ingresos tributarios alcanzaron los $2,8 billones, lo que representó un aumento nominal del 26,7% interanual con relación al mismo período del 2019, según la AFIP.
El organismo consideró que “la transición del aislamiento social a distanciamiento social, que rehabilitó en gran parte del país la producción y el comercio, atenuó en junio el efecto de la caída en el nivel de actividad sobre la recaudación tributaria”.
El último dato oficial de inflación, que es de mayo último, arrojó un acumulado del 43,4% en doce meses, con el cual se estima una caída real de los ingresos tributarios levemente por encima del 16%.
En mayo, con más impacto de la pandemia, la recaudación apenas había subido 12,4%, con ingresos por $499.535 millones, pero en términos reales, al compararla con la inflación, cayó más fuerte que en junio, 22,5%.
La recaudación por IVA alcanzó en junio los $141.482 millones, un incremento de 11% en relación con el mismo mes del año pasado.