En Washington cayeron muy mal los dichos del presidente electo contra su par estadounidense. Ese país podría quitarle el apoyo clave ante el organismo.

Así en tiempo récord, y a pesar de que todavía no asumió como flamante presidente, Alberto Fernández se cruzó muy fuerte con Donald Trump por el caso de Bolivia.

El calibre de la crítica coloca al presidente electo en una situación complicada ante su par estadounidense. “Estados Unidos retrocedió décadas y volvió a lo peor de los 70, cuando avalaron intervenciones militares contra gobiernos elegidos democráticamente”, disparó Fernández.

Los dichos, que en otra situación podrían haber quedado como una discusión de política exterior con respecto a la región, tienen otro tinte imposible de ocultar: ¿en cuánto influirán estos cortocircuitos con Washignton en las negociaciones que tendrá la Argentina con el Fondo Monetario Internacional?

Sucede que hay un dato clave: Estados Unidos es el país con mayor poder de voto en el board del organismo. Ostenta el 16,52% de los votos totales y triplica a otro jugador fuerte como Alemania. Así, la pelea de Fernández con Trump puede derivar en la falta de apoyo de Estados Unidos en las negociaciones que tendrá que encarar el presidente electo. Sin el guiño de ese país en el directorio (de hecho Argentina perdía por goleada las votaciones si no fuera por el apoyo de Trump a Mauricio Macri), será muy difícil que se obtuviera un acuerdo para estirar los vencimientos de la deuda.

Ya con el acuerdo “Stand-by” caído, lo que viene sería uno de “Facilidades Extendidas”. Pero eso requiere de un nivel de reformas que el Frente de Todos no está dispuesto a aceptar. Sea como fuere, y a pocas semanas de haber ganado las elecciones en primera vuelta, Fernández ya se enfrenta con Estados Unidos. “Tanto la salida de Macri como las criticas por parte de Fernández enfrían la relación de los dos países.

Aunque uno no debe pensar que Estados Unidos va a boicotear, tampoco creo que ayude, y tomaría un rol pasivo. Las criticas a Trump por supuesto no serian bien vistas”, explicó a iProfesional, Claudio Loser, el argentino que más conoce al Fondo por dentro y que fue Director para el Hemisferio occidental del organismo.

Otro economista que pasó por el FMI, pero que pidió no ser nombrado porque ahora trabaja en el sector privado, coincidió.