La muerte de un niño generó reclamos al sistema de salud

BARRIO VALLE GRANDE - RAWSON

304
Los familiares y vecinos coinciden en que si la ambulancia hubiera llegado o el puesto sanitario atendiera como corresponde, el pequeño Rubén se hubiera salvado.

Según los vecinos es la tercera muerte en lo que va del año que se podría haber evitado si el puesto sanitario brindara la atención necesaria. Aseguran que llamaron al 107 pero la ambulancia nunca llegó. Los mismos vecinos tuvieron que asistir y llevar al niño al hospital.

La familia Silva del barrio Valle Grande en Rawson sufrió el martes a la noche una tragedia. El pequeño Rubén de siete años falleció a causa de un ataque cardíaco que podría haberse evitado. El problema es que no hubo atención médica a tiempo para el pequeño y fueron los propios vecinos quienes tuvieron que practicarle primeros auxilios aunque finalmente murió en el hospital.

Para colmo, la ambulancia que solicitó la familia al 107 tampoco llegó nunca y los mismos vecinos se encargaron de trasladar al menor al Marcial Quiroga.

El niño, según contaron sus familiares, estaba jugando a las balitas con sus amigos alrededor de las 20 horas enfrente de su casa hasta que entró y se descompuso.

La madre lo notaba agitado, colocó al niño en su pecho y en un rato se dio cuenta que ya no respiraba.

La tía del pequeño contó que el menor había estado un año internado en el Hospital Garrahan donde fue operado.

“Salimos a pedir ayuda a la Policía, nunca vinieron, llamamos a la ambulancia y tampoco vino, entre los vecinos trataron de reanimarlo y como no reaccionaba, lo trasladaron en un auto particular hasta el Hospital Marcial Quiroga”, relató la tía.

“Al llegar los familiares al hospital, los médicos nos dijeron que lo estaban reanimando y luego volvieron a salir y nos dijeron que su corazón había dejado de latir. Ya eran las 22”.

“Si hubiera llegado la ambulancia a tiempo o el puesto sanitario, a tres cuadras, hubiera estado funcionando, el pequeño se habría salvado”, indicó la mujer.

“Algunos medios de comunicación dijeron que había sido a raíz de una pelea donde hubo golpes y un tiroteo en el domicilio pero nada de eso había pasado. La Policía llegó recién media hora después que se lo habían llevado. Llamé al 911 y me transfirieron la llamada al 107 pero nunca llegaron”.

La de Rubén es la tercera muerte evitable en lo que va del año en el barrio. “Necesitamos que nos ayuden y que nos den una solución urgente”.

Otro de los vecinos consultados, comentó que “si tuviéramos un médico en la Sala de Atención Primaria de Salud del barrio, esto no hubiera pasado. Si uno se enferma, no lo atienden y con el tema de la pandemia, hay que estar muy grave para recibir atención”.

“Anoche (por el martes) vinieron a preguntar si realmente necesitábamos una ambulancia y ya se lo habían llevado”, dijo el hombre.

Un grupo de vecinos de la familia organizaron una colecta para ayudar a la familia que tiene otros seis hijos, con mercadería y ropa. Quienes puedan colaborar, tienen que acercarse a la manzana 11, casa 10 del barrio.

“La familia está pasando una situación difícil, no se acercó nadie del Gobierno”, señaló.

“Somos gente humilde que intenta sobrevivir”, finalizó la tía.