La CNE dispuso que fiscales partidarios realicen el seguimiento en tiempo real de los telegramas, accedan a la trazabilidad del documento y fotografíen las Actas de Escrutinio.

A sólo diez días de las primarias presidenciales, la Justicia Electoral se metió de lleno en la controversia alrededor del escrutinio provisorio y atendió a las quejas presentadas por partidos políticos sobre el nuevo sistema de transmisión de telegramas que se usará el domingo 11 de agosto próximo.

La Cámara Nacional Electoral (CNE) dispuso una serie de medidas para que las agrupaciones puedan realizar un mayor control sobre el conteo de votos que en estas elecciones contará con una novedad: los telegramas de cada mesa serán transmitidos desde las escuelas hacia los centros de cómputos.

Los jueces Alberto Dalla Vía y Santiago Corcuera establecieron que los fiscales partidarios podrán realizar el seguimiento en tiempo real de los telegramas y que las agrupaciones deberán acceder a la trazabilidad del documento desde su escaneo hasta la puesta a disposición para la carga de los resultados. Asimismo, los magistrados habilitaron a los fiscales partidarios a sacar fotografías de las Actas de Escrutinio y de los telegramas, previo a su retiro por el Correo.

“Se deberá garantizar a las agrupaciones políticas contendientes una herramienta o acceso que les permita efectuar un seguimiento en tiempo real de los telegramas correspondientes a cada distrito, conociendo el estado de carga de los mismos, los datos cargados al sistema y la posibilidad de visualización de la imagen escaneada de cada uno”, detalla el documento.

“La DINE deberá asegurar que las agrupaciones políticas cuenten con los mecanismos o el acceso a la información suficiente que permita comprobar la integridad e inalterabilidad del archivo y la trazabilidad del documento desde su escaneo hasta su puesta a disposición para la carga por parte de los agentes responsables de esa tarea”, señalaron los jueces electorales.