La herencia económica que deja Macri cargada de variables negativas

Informe

0
590

Los índices en materia de empleo, producción, salarios, jubilaciones y pensiones, consumo, inversión, inflación, deuda, fuga de capitales, entre otras, es altamente preocupante, ya que en los últimos tres años empeoraron que respecto al 2012-2015

La herencia en materia económica que recibirá Alberto Fernández al asumir como nuevo presidente de su predecesor, Mauricio Macri reportará un grave cuadro de situación en la gran mayoría de las variables tanto macro como microeconómicas. La Universidad de Avellaneda, realizó un estudio sobre la evolución de 32 variables de la economía argentina en el periodo 2016-2019 en comparación con el periodo 2012-2015. Apenas 1 de las 32 variables seleccionadas mostrará una buena performance en el periodo presidencial que se cierra en comparación con el periodo precedente.

El PBI medido a precios constantes sufrirá una caída del 5% en el acumulado en 2016-2019. No obstante, el PBI per cápita se desplomará un 8,8%. A su vez, el PBI medido en dólares se desplomará un 25,6% y en términos per cápita un 28,6%. Este desempeño en materia de crecimiento es sustancialmente peor al periodo anterior (2011-2015).

De los componentes del PBI solamente las exportaciones tendrán una evolución positiva en 2016-2019 (15,4%). En cambio, el consumo privado caerá 5%, el consumo público (gasto público) un 3,8%, la inversión un 23,6% y las importaciones un 4,4%.

Por otro lado, la inflación anual pasó del 29% en el anterior mandato al 42% en el actual. En consonancia, la canasta básica pasó de crecer 2,1% mensual a hacerlo en 2,8%.

En el mismo sentido la devaluación nominal había alcanzado el 126% en 2012-2015 pero en los últimos 4 años se precipitó un 523% al pasar el tipo de cambio de $ 9,3 por dólar a $ 60.

La tasa nominal anual para préstamos personales se posiciona en 38,4 puntos porcentuales (pp.) en 2019 por encima de la del 2015. Esta tasa es apenas 0,4 pp. más alta que la tasa promedio de diciembre del 2011.

En fuga de divisas se pasó de USD 14.775 millones en 2012-2015 a USD 82.082 millones en 2016-2019, representando una subida del 456%.

En cuanto a la deuda se tendrá un aumento de USD 100 mil millones durante 2016-2019 tanto si se observa aquella nominada en moneda extranjera como con privados y multilaterales como el cómputo de la deuda externa ya sea pública como privada. Este monto fue sensiblemente menor en el periodo anterior. La deuda como % del PBI pasará del 52,6% en 2015 a casi el 92% en 2019.

Por otro lado, las ventas minoristas que habían caído a una tasa promedio interanual del 2,3% en 2012-2015 se precipitaron con una caída del 6,3% promedio interanual en 2016-2019.

En el sector industrial la utilización de la capacidad instalada pasó de un promedio de 72,1% en el periodo anterior a un 63,4% en los últimos 4 años.

En materia de empleo, la destrucción de empleo privado formal fue de 194 mil en el actual mandato cuando en el anterior se habían creado 167 mil nuevos empleos. Además, el desempleo pasó del 7,2% en 2011 al 5,9% en el 2015 para luego aumentar al 10,6% en 2019. En las 5 provincias de mayor densidad urbana el empleo formal cayó durante el actual mandato cuando en el anterior 3 habían registrado crecimiento.

La pobreza aumentó 5 puntos en 4 años mientras que las jubilaciones y pensiones se desplomaron entre el 7% y el 20% en los últimos 4 años.