Jóvenes con alguna discapacidad quieren volver a trabajar

INCLUSIÓN LABORAL

386
En las empresas privadas, son más de 35 jóvenes que quieren volver a trabajar.

Aunque pertenecen al grupo de riesgo, desde ARID señalaron que la reincorporación quedará a criterio de cada empresa. Hay más de 35 personas de entre 21 hasta 38 años con alguna discapacidad, incluidas en 27 empresas provinciales. Mientras que en el ámbito público son alrededor de 140.

El programa denominado “Empleo con Apoyo” logró a través del seguimiento y del acompañamiento de los jóvenes, con Síndrome de Down y otras patologías, a que puedan conseguir su primer empleo. Mientras que en el ámbito estatal hay alrededor de 140 jóvenes que lograron incorporarse a un trabajo, en las empresas privadas, son más de 35 jóvenes que quieren volver a trabajar.

Claudia Gil, directora del centro de día y coordinadora del Empleo con Apoyo de Arid, explicó que desde hace 10 años se trabaja en San Juan con el programa que nació en España y ya ha incorporado a más de 35 jóvenes personas con Síndrome de Down de entre 21 y 38 años en el sector privado, como por ejemplo el Sanatorio Argentino, algunos colegios privados, Emicar, entre otras firmas.

“En el Estado, hay mucho por trabajar para que se cumpla el 4 por ciento del cupo”, señaló Gil.

Desde Empleo con Apoyo también se logró la firma de un convenio con la Cámara de Expendedores de San Juan (CECA) en la cual se sumó a más jóvenes que se desarrollan laboralmente en diferentes estaciones de servicio.

“Este programa trabaja brindado apoyo dentro y fuera del puesto laboral. Tiene diferentes etapas, desde la búsqueda del empleo, selección de candidatos y la colocación, entrenamiento, seguimiento y valoración”, explicó.

“Venimos trabajando hace más de diez años, somos el único programa de inclusión laboral que trabaja con esta metodología. Nos toca atravesar esta pandemia en el mundo y quisimos incentivar y felicitar a aquellas empresas que siguen apostando a la inclusión laboral”, agregó la profesional.

“Desde que empezó el aislamiento, las personas con discapacidad que pertenecen al grupo de riesgo, se ajustaron a las medidas de prevención y dejaron de asistir a sus trabajos. Tenemos que dar una vuelta de tuerca al trabajo desde la virtualidad frente a la prevención, concientizamos sobre la enfermedad y los cuidados que hay que tener, se trabajó con las familias y se siguió el vínculo con las empresas”.

“Desde el lunes, con la flexibilización, veremos cómo se llevará a cabo la reincorporación que quedará a criterio de cada empresa, todos quieren volver a sus puestos de trabajo pero aún no sabemos qué va a pasar, se verá cada caso puntual”, indicó Gil.

En cuanto al Síndrome de Down entra en el grupo de riesgo, por ser proclives a infecciones respiratorias o cardiopatías asociadas.

“Hemos trabajado en la prevención, contención y asesoramiento, las habilidades sociales y laborales, deberes y responsabilidades. Vamos trabajando vía plataformas virtuales. Trabajamos el fortalecimiento de las funciones cognitivas como la atención, memoria y concentración, la defensa y visibilización de esta población en el mundo del trabajo, concientizamos a las empresas a que se sumen”.

Arid es la asociación para la realización e inclusión de la persona con discapacidad. Nació en 1981 por un grupo de padres con un objetivo en común, la inclusión de sus hijos con Síndrome de Down.