Jaguares, por otra hazaña

Rugby

309

El presente de la franquicia argentina no es casualidad, sino que es resultado de un sistema que se viene desarrollando desde 2008 por parte de la UAR. Hoy a las 4.45 de la mañana Jaguares jugará la final del torneo más importante del mundo ante Crusaders en Nueva Zelanda.

Jaguares sorprendió a todos al clasificarse a la final del Super Rugby por primera vez en su historia, pero hay muchos que saben que esto no fue de un día para otro, sino que fue un proyecto a largo plazo que los dirigentes de la UAR decidieron darle rienda hace 10 años.

En el 2009, nació el equipo Los Pampas XV gracias a una iniciativa del ex jugador Agustín Pichot que se había retirado hace tan solo unos meses y con el experimentado Daniel Hourcade al frente. Recién empezaban a pensar con tener la posibilidad de jugar el Rugby Championship y el Super Rugby estaba todavía aún más lejos. En un principio participaron de la Vodacom Cup en Sudáfrica durante 2010, pero la clave estuvo en originar un Plan de Alto Rendimiento con el objetivo de captar jugadores de todo el país para nutrir a Los Pumas.
Agustín Creevy, Tomás Cubelli, Martín Landajo y Joaquín Tuculet tuvieron entrenamientos especializados durante años y comenzaron a nutrir al seleccionado nacional con jugadores de gran calibre que demostrarían tiempo después que estaban para competirle de par a par a cualquier equipo. Aunque el recambio del conjunto que consiguió el bronce en el Mundial de Francia 2007 no fue fácil, el seleccionado consiguió su participación en el torneo que todos los años lo haría competir con tres potencias internacionales como lo son Nueva Zelanda, Sudáfrica y Australia, pero los enfrentamientos terminarían con un amplio marcador en contra.

En 2013, Hourcade dejaría el plantel de Los Pampas para empezar su proceso como Head Coah de Los Pumas donde vería los resultados de los cuatro años anteriores. Una victoria frente a los Wallabies en 2014 por 21-17, otra frente a los Springbrooks en 2015 por 25-37 y un cuarto puesto en el Mundial de Inglaterra superando ampliamente a Irlanda, el campeón europeo en aquel entonces, fueron el puntapié inicial para saber que esos jugadores estaban para dar más.

Fue después de aquella cita que Jaguares llegó como una realidad y, en el verano de 2016, comenzaron los preparativos rumbo a la primera participación de un equipo argentino en el Super Rugby con Raúl Pérez, mano derecha de Hourcade, al frente.

Sin embargo, fue difícil la etapa de adaptación a la modalidad de juego que llevan cada una de las franquicias que integran este campeonato. Una potencia distinta, algunos cambios respecto al conjunto que hizo historia en la Copa del Mundo, los viajes de largas distancias y un calendario de juego desde febrero hasta diciembre complicaron conseguir los resultados que esperaban (en 2016 ganaron solo cuatro partidos y perdieron los otros 11, mientras que en 2017 fue más regular con siete victorias y ocho derrotas).

A principio de 2018, Pérez decidió cederle su lugar a Mario Ledesma, quien le dio la capitanía a Matera en lugar de Crevy. Desde la UAR, llamaron a Ledesma para que intente llevar por ese mismo camino a estos jugadores, pero vistiendo la camiseta celeste y blanca. Así dejó a la franquicia y llegó Gonzalo Quesada, la gran clave de esta temporada casi perfecta.

El ex apertura le sumó al equipo una solidez en el juego que lo llevó a ganar 13 de los 18 encuentros disputados y hoy buscará quedarse con un título histórico.