Los delincuentes aprovecharon la ausencia de moradores para alzarse con el suculento botín. Se presume que fue una “batida”.

El hecho, tipo escruche, se perpetró este jueves alrededor de las 11.00 en una vivienda ubicada en la calle San Lorenzo al 650 oeste, en el barrio La Cañada, en Rivadavia enfrente del barrio FUVA. En ese momento, la familia estaba ausente y los delincuentes no dudaron en ingresar para alzarse con una caja fuerte que habría contenido más de un millón de pesos y otros efectos, dijeron desde la Policía.

La pareja que vive allí, al regresar encontró que una de las puertas de madera estaba violentada, que en el interior no había desorden pero si advirtieron el faltante del dinero, una maleta, una notebook, una play station y un celular, agregaron las fuentes.
El joven que vive allí, identificado por las fuentes como Gastón Fernández (26),y fue el que avisó a la Policía. De inmediato, efectivos de la Seccional 27 y de la Sección Robos y Hurtos acudieron para entrevistarlo para iniciar la investigación de ese golpe cometido a plena luz del día.

Según fuentes policiales, la señora había ido al médico mientras que Fernández estaba trabajando por eso la casa había quedado sola.
Una de las primeras hipótesis que barajaban los pesquisas es que se trataría de una “batida”, pues los ladrones fueron directamente al sitio donde estaba guardado el dinero y no revolvieron ningún mueble ni habitación.

Pese a ello, no descartaban otras teorías.
Los moradores no podían salir de su impotencia ni asombro y ahora aguardan que la Policía pueda esclarecer este hecho que tanto los perjudicó.Con el correr de las horas, se supo que la verdadera dueña del dinero era una mujer, identificada por las fuentes como Cecilia Alejandra Moreno, quien es comerciante, dedicada a la venta de chachinados. Además, trascendió que la plata, producto de su actividad, la dejó en casa de su hija y su yerno por temor a que en su casa se la robaran. Hacía apenas tres días que la había llevado a esa vivienda.