Un equipo de investigadores británico acaba de identificar un nuevo tipo de célula hepática llamada “progenitora híbrido hepatobiliar” (por sus siglas en inglés HHyP), que se forma durante nuestro desarrollo embrionario temprano, dentro del útero de nuestra madre, y que tiene el potencial de regenerar el tejido hepático y tratar la insuficiencia hepática sin necesidad de trasplantes.

El trabajo, que acaba de publicarse en Nature Communications, explica que sorprendentemente, a pesar de que las HHyP se forman durante el desarrollo embrionario, una pequeña cantidad de estas células persiste en la edad adulta. Las HHyP pueden transformarse en los dos tipos de célula hepática que forman el hígado adulto: hepatocitos y colangiocitos, lo que las equipara con las células madre en cuanto a sus propiedades.
De hecho, al examinar la secuencia de ARN de las HHyP, el equipo de investigadores del King’s College de Londres autor del trabajo descubrió que se asemejan a las células madre de los ratones, las cuales reparan rápidamente las lesiones importantes de hígado (por ejemplo las provocadas por la cirrosis).

En palabras del autor principal del trabajo, el doctor Tamir Rashid, especialista en medicina regenerativa de la citada universidad británica: “por primera vez hemos descubierto que pueden existir células con propiedades muy similares a las células madre, dentro del hígado humano”.

Sin duda una gran noticia de cara al desarrollo de futuros tratamientos regeneradores del hígado mediante HHyP, las cuales podrían llegar a hacer innecesarios los trasplantes de hígado.

Conviene recordar que en 2015 un total de 350.000 muertes en el mundo se relacionaron con el virus de la hepatitis C, lo que convierte a esta enfermedad en la primera causa de mortalidad por enfermedad infecciosa en muchos países, como España. Además, si continúan dándose las tendencias actuales de obesidad y diabetes, al menos 520 millones de personas vivirán con una enfermedad del hígado graso no alcohólico en Europa occidental, China, Japón, y EE.UU. para el año 2030 según un modelo altamente citado.
Con cifras semejantes, no es de extrañar que el equipo liderado por Tamir Rashid declare estar deseando ponerse manos a las obra para desbloquear la receta que lleve a convertir las células madre pluripotenciales en HHyP. Si lo consiguen, estas células podrían trasplantarse a los pacientes a voluntad, para que fueran sustituyendo a las enfermas o muertas. En el futuro incluso podría regenerarse el hígado completo de los enfermos sin necesidad de cirugía.

Hay que recordar que pese al número de vidas que se salvan con los trasplantes, estos son soluciones temporales que obligan al paciente la ingesta de múltiples fármacos para evitar que el sistema inmunológico ataque al nuevo órgano, el comúnmente conocido y temido “rechazo”.