El venezolano firmó contrato y se convirtió en el segundo refuerzo del equipo de Alfaro. El Xeneize tuvo que desembolsar 7.6 millones de dólares para incorporarlo.

Una de las novelas de este mercado de pases de invierno llegó a su fin. Primero, todo indicaba que sí: que ya se hizo la revisión médica, que ya declaró como jugador de Boca, que ya dio su palabra. Pero después, fue todo que no: que apareció una mejor oferta del Genoa de Italia, que Gimnasia sacó un comunicado aceptando dicha oferta, que el Deportiva Táchira de Venezuela advirtió que podría haber complicaciones… A pesar de todo el revuelo que se armó durante los últimos días alrededor del futuro de Jan Carlos Hurtado, el deseo del jugador pesó, el Lobo cedió, el venezolano firmó y a Gustavo Alfaro al fin le llegó su segundo refuerzo.

Luego de una reunión que se llevó a cabo el miércoles en las oficinas de la Bombonera, este jueves el venezolano le puso el gancho al acuerdo al que llegaron las partes involucradas: Boca le pagará 3.800.000 dólares a Gimnasia por el 50% del pase del venezolano, a quien junto a su representante, le corresponde la otra mitad. Osea, que en total, Boca pagará 7.600.000 por él.

De la mitad destinada al Lobo, 2.500.000 serán abonados en efectivo, mientras que otros 500.000, en un plazo con fecha límite que vence el 20 de mayo de 2020, o bien con dos amistosos. Los 800.000 restantes corresponden a impuestos. Además, el Xeneize se hará cargo de los 125.000 dólares que el Deportivo Táchira de Venezuela reclama por supuestas “argucias y ardides anti-éticas” utilizadas por su entorno para desvincularse del club antes de que finalice su contrato.

Así, el delantero de 19 años se convirtió en el segundo refuerzo de Gustavo Alfaro, cuando faltan apenas 12 días para el partido de ida de los octavos de la Copa ante Paranaense. En principio, claro, correrá desde atrás en la carrera por la 9 con Ramón Ábila y Darío Benedetto, siempre y cuando éste último no se vaya.

A pesar de las complicaciones, en Boca nunca perdieron el optimismo. Como lo dijo Lechuga desde México, el joven delantero nunca perdió las ganas de ponerse la camiseta de Boca. Y finalmente, así será.