“Hay indicios para que Bolsonaro, sea investigado por genocidio”

CRISIS POR CORONAVIRUS

147
Para Ventura es relevante que “con el discurso del magistrado, hemos alcanzado otro nivel y necesitamos discutir este tema con mucha serenidad”.

La emergencia sanitaria y la tragedia en Brasil abren debates jurídicos en plena pandemia. El primero hablar de “genocidio” fue el magistrado del Supremo Tribunal Federal, Gilmar Mendes. El juez relacionó la palabra con la actuación del régimen de Jair Bolsonaro ante la crisis que provoca el coronavirus Covid-19.
El 11 de julio el magistrado afirmó en un debate que “no podemos tolerar la situación del ministerio de sanidad. Este vacío es inaceptable”.
El integrante del STF agregó que “el ejército se está asociando con este genocidio, no es razonable. Hay que poner fin a esto”. Desde ese día el tema es relevante en el país sudamericano.
La extrema gravedad del genocidio —y de los otros crímenes de lesa humanidad— exige precisamente que el tema se debata con la mayor seriedad, evitando que sea capturado por la polarización o por las conveniencias políticas de ocasión.
La muerte de miles de personas de covid-19 —ya son más de 80.000, incluso con el reconocido infrarregistro— urge que se debata con responsabilidad: ¿hay o no hay indicios de que el presidente de la República y otras autoridades brasileñas hayan cometido genocidio en su actuación ante la covid-19?
La jurista especializada en derecho internacional, Deisy Ventura, conversó con El País sobre la consideración de delitos de lesa humanidad.
La experta valoró que “es muy importante que un miembro del Supremo Tribunal Federal, conocido por ser políticamente conservador, utilice esta palabra”.
Para Ventura es relevante que “con el discurso del magistrado, hemos alcanzado otro nivel y necesitamos discutir este tema con mucha serenidad”. La académica de la Universidad de Sao Paulo preció que “ahora nos enfrentamos a indicios muy significativos de que se está produciendo un genocidio en Brasil”.
La experta en derecho comentó sobre el ejecutivo ultraderechista que muestra “el negacionismo con relación a la enfermedad y, por otro, una acción objetiva contra los gobiernos locales que intentan dar una respuesta efectiva”. Por esa razón, Deisy Ventura enfatiza que “desde el principio, he dicho que esta política es de exterminio”.