Este viernes alrededor de las 20 horas en la sede del Partido Bloquista se reunió el sector casellista para planificar actuaciones políticas y según trascendidos de los asistentes dos personas se manifestaron con intenciones de candidatearse para dirigir el partido de la estrella, bajo la venia de la titular del partido Graciela Caselles. “Se habló de autonomía partidaria”, dijo una fuente allegada a Caselles a este medio.


Mientras la interna en el Pj se robaba toda la atención política el pasado viernes, en el Partido Bloquista se reunían para hablar de lo que sería una interna entre el presidente de la Honorable Convención Bloquista, Luis Rueda, quien ya manifestó sus intenciones de presidir el partido y dos dirigentes más del riñón de la actual presidenta, Graciela Caselles. Según algunos presentes habrían dos personas del sector del casellismo que habían expresado pretender la presidencia del partido: Gerardo Ledesma y Pedro Medina. Por otra parte, una fuente cercana a Caselles precisó, “ingresó una nota del Dr. Pedro Medina pidiendo autorización al partido para funcionar como una línea partidaria y recorrer la provincia”. Y agregó, “se habló de autonomía partidaria”.
De acuerdo a lo indicado por las fuentes, si Medina y Ledesma constituyen un alista con aspiraciones a la presidencia del partido, habría internas.
Cabe recordar que Rueda en la edición del 3 de febrero de Diario El Zonda que, adelantará las elecciones y que “alrededor del 20 de marzo haremos el llamado para la renovación de autoridades” y tras esa nota, el secretario Político del Comité Central, Domingo Rosas Arnáez, le salió al cruce y sostuvo que “no existen razones políticas o legales” para hacerlo.
Se puede descontar que de seguir el cortocircuito dentro del bloquísmo habrá seguramente internas partidarias, teniendo en cuenta que funcionarios bloquistas del sector de Rueda dijeron no haber sido invitados como corresponde a la reunión del viernes, que se dio mientras Luis Rueda, presidente de la Convención, estaba de vacaciones, durante una semana. “Podrían haber esperado a que llegue”, dijo un funcionario del riñón de Rueda.