El ministro de Salud, Ginés González García, afirmó que “es difícil decidir que no se extienda” la cuarentena general en plena “curva ascendente” de contagios de coronavirus, aunque remarcó que la situación es “absolutamente controlable”.
“Es difícil decidir que no se extienda la cuarentena, cambiar y relajar las cuestiones que tienen que ver con la expansión en una curva ascendente” de contagios, sostuvo el funcionario nacional.
En declaraciones radiales, el titular de la cartera sanitaria remarcó que la definición respecto a la extensión del período de aislamiento social, preventivo y obligatorio será una medida “muy pensada, muy trabajada y muy conversada con autoridades locales” de las provincias.
“Lo que uno finalmente está haciendo es que evitando que haya mayor casuística, mayor consecuencia, mayores muertes”, agregó González García, quien se quejó de que “la derecha en el mundo está trabajando mucho” en contra de las medidas de aislamiento “amparándose en algún tipo de derecho individual”.
Aunque reconoció que “se viene una curva ascendente” en la cantidad de contagios, el integrante del Gabinete aclaró que es “absolutamente controlable” y descartó las “hipótesis de que no va a haber camas de terapia” intensiva tras subrayar que es está “ampliando permanentemente la capacidad operativa” del sistema de Salud.
“La capacidad de expansión hoy se ha cuatriplicado. Por eso tenemos que intensificar todas las medidas de aislamiento, de detección precoz: hacer lo que estamos haciendo”, añadió.
Asimismo, ratificó que la Ciudad y el Conurbano “tienen el riesgo potencial más importante” frente a la pandemia.
El ministro de Salud también se refirió a los barrios vulnerables y advirtió que “son un potencial peligro, por lo que hay que trabajar muy intensamente” para evitar que se produzcan brotes como los que hubo en distintos asentamientos.