Gauchos venden sus caballos porque no los pueden mantener

CRISIS POR LA PANDEMIA

1896
Desensillaron hasta que aclare. La última Cabalgata a la Difunta Correa fue suspendida en marzo pasado por las medidas de aislamiento social, preventivo y obligatorio a nivel nacional y provincial.

La Federación Gaucha sanjuanina admitió que están atravesando un momento crítico desde marzo por la falta de eventos para recaudar fondos. El problema se incrementa en esta época invernal por los altos costos de mantenimiento de los equinos.

Sergio González, presidente de la Federación Gaucha Sanjuanina admitió que una gran parte de los gauchos en la provincia está pasando por un momento económico crítico a causa de la pandemia de covid-19.

“Con el tema del mantenimiento de los caballos, en invierno se complica por el costo de los forrajes, ahora aún más con la gente que no tiene trabajo o vive de changas, se vuelve complicado. Estoy en varios grupos de compra y venta y se nota la crisis porque la gente entra a vender sus caballos porque no los puede mantener, está muy complicado el tema”, indicó Gonzalez.

Como para tener una noción de la situación: un fardo cuesta hasta 300 pesos y un caballo come hasta 15 fardos por mes. En invierno es más caro el pasto porque no hay y el que tiene lo vende más caro. El maíz cuesta unos 450 pesos la bolsa (el caballo puede comer una bolsa por mes), más 1000 pesos en herraje mensuales (500 el material y otros 500 la mano de obra del herrero), más una consulta veterinaria que cuesta mínimamente 800 pesos en el consultorio o 1000 pesos para ir a ver al animal, sumado a los remedios recetados.

“Estoy en contacto con otras instituciones, están todas las actividades paradas y donde va el gauchaje lleva gente, se junta mucho la familia. En Buenos Aires en un juego de sortija, unos 80 gauchos fueron presos porque no estaban autorizados, en otras provincias están peor que acá, al menos acá hay una flexibilización para poder salir a andar”, destacó.

“Todos los eventos con gente, ya sean actividades gauchescas como jineteadas que se cobraba una entrada, con ranchos típicos y la peña anual que se hace en julio para juntar fondos y subsistir durante el año ´siguen suspendidos. El problema es que tenemos un inmueble donde se pagan servicios y estamos pasando por un momento crítico, vamos a ser uno de los rubros que habilitarán al final como cualquier evento que congregue gente”.

En relación a una solución en el corto plazo, Gonzalez admitió que “lamentablemente tendremos que esperar hasta que esto pase, algunas agrupaciones subsisten con carneos, rifas, locros. Hay que irle buscando la vuelta para salir a flote mes a mes, no endeudarnos ni dejar de pagar impuestos”.

Gauchos solidarios

A pesar de la crisis, los gauchos realizan actos solidarios. “Hemos conseguido mercadería, siendo solidarios con gente de alguna agrupación que está pasando por momentos críticos, agradecerle a Desarrollo Humano, al diputado Francisco Guevara y a través de agrupaciones poder llevar esta ayuda, también a la Difunta Correa que siempre estuvo abocada al turismo, al tránsito diario de mucha gente. Casi todo el poblado vive de esa gente y hoy en día están pasando un muy mal momento. La Difunta es la patrona de todos los gauchos, estamos haciendo este trabajo solidario y tratamos de ayudar a otras personas”.

“Tenemos muchas expectativas con la reapertura de la Difunta Correa, seguramente mucha gente irá a caballo y estamos armando un protocolo para poder circular sin problemas. Quien vaya tendrá que respetar ese protocolo”, destacó Gonzalez.
La Federación tiene nucleadas a unas 70 agrupaciones de todos los departamentos de la provincia.

Salidas permitidas

Hay algunos paisanos que están saliendo a dar una vuelta con los caballos con las medidas protocolares, distanciamiento, tratando de no juntarse muchos gauchos, salir de a dos o tres para ir a lugares al aire libre. “En ese sentido, no está saliendo todo el gauchaje, más que nada los jóvenes, los mayores están con bastante temor”, dijo Gonzalez.

“El lema de esta federación cuando empezó esta pandemia es cuidarnos y cuando pase que estemos todos, es un anhelo y que no tengamos a nadie que lamentar. Es triste esta realidad que es mundial y tratamos de acoplarnos a todas las medidas y a esperar, no queda otra”.