La superproducción, con un total de 59 galardones, fue la más premiada. Le siguieron “Chernobyl”, “The Marvelous Mrs. Maisel” y “Fleabag”.

“Games of Thrones” se alzó con 12 estatuillas en la 71º edición de los premios Emmy, que se llevó a cabo en el Teatro Microsoft de la ciudad de Los Angeles, pero no logró batir el esperado récord de convertirse en la serie más galardonada en una misma noche.

La superproducción basada en la novela de George R.R. Martin se quedó con el premio al mejor drama, además de convertirse en la serie con más estatuillas de la historia, con un total de 59; sin embargo sus protagonistas Kit Harington y Emilia Clarke no alcanzaron el reconocimiento a los mejores actores.

Más allá de la cantidad de estatuillas obtenidas por esta serie, los grandes ganadores resultaron “Chernobyl”, con 10 galardones; “The Marvelous Mrs. Maisel”, con 8; “Freesolo”, con siete; y “Fleabag”, con 6.

Esta última se alzó con el premio a la mejor comedia, en tanto que su creadora, guionista y protagonista Phoebe Waller-Bridge dio el batacazo al imponerse a Julia Louis-Dreyfus como la mejor actriz de comedia, quien quedó en la puerta de convertirse en la intérprete con más Emmy de la historia.

Por su parte, “Chernobyl” se coronó como la mejor serie limitada, mejor dirección y mejor guión, entre las estatuillas más preciadas.

Billy Porter y Jodie Cormet fueron los mejores intérpretes por sus roles en “Pose” y “Killing Eve”, respectivamente, en tanto que Bill Hader fue elegido el mejor comediante por “Barry”.

Los servicios de streaming llegaron a nuevas alturas en los Emmy, impulsados por las victorias de las series de Amazon Prime “Fleabag”, ”The Marvelous Mrs. Maisel” y “A Very English Scandal” así como “Bandersnatch (Black Mirror)” de Netflix, que se llevó el premio a mejor película. Pero HBO nuevamente mostró su fortaleza al llevarse trofeos para “Chernobyl” ,”Barry” y el programa de tertulia de John Oliver. HBO superó por 32 premios contra 27 a Netflix, en tanto Amazon conquistó 15 títulos.

“Todo esto comenzó en la mente retorcida de George R.R. Martin”, dijo el productor de “Game of Thrones” David Benioff, al agradecer al autor cuyas novelas son la base para la saga de fantasía de HBO.

Porter, quien protagoniza la serie de drama de FX que se desarrolla en la escena nocturna LGBTQ de finales del siglo XX, se convirtió en el primer hombre abiertamente gay en ganar el principal premio de actuación en una serie de drama en los Emmy.

“Dios los bendiga a todos. La categoría es amor, a todos, amor. Estoy tan feliz y sobrepasado por haber podido vivir para ver este día”, dijo eufórico Porter, resplandeciente en un traje brillante y un sombrero de extravagante.

La serie de Amazon “Fleabag”, una comedia oscura sobre una mujer disfuncional obtuvo, además, el trofeo a mejor director de comedia para Harry Bradbeer. “Esto se está volviendo ridículo”, dijo Waller-Bridge en su tercer paso por el escenario para recoger el premio principal.

Porter, quien también ha sido galardonado con el Tony y el Grammy, saboreó su momento revolucionario al citar al fallecido escritor James Baldwin al señalar que le tomó muchos años creer en su derecho a existir. “Tengo el derecho, tú tienes el derecho, todos tenemos el derecho”, dijo el actor.

La actriz inglesa Jodie Comer fue reconocida en la categoría de drama por “Killing Eve”. Competía con su co estelar Sandra Oh, quien ganó el Globo de Oro por su papel y habría sido la primera actriz de origen asiático en ganar un Emmy en la categoría. Por otro lado, Bill Hader ganó su segundo trofeo consecutivo como actor de comedia por la serie sobre un matón “Barry”.

Mientras que Peter Dinklage, fue nombrado mejor actor de reparto de drama por “Game of Thrones”, y estableció un récord con el mayor número de trofeos por el mismo papel, cuatro, superando el empate con Aaron Paul de “Breaking Bad”.

“Me considero muy afortunado de ser miembro de una comunidad que se trata de tolerancia y diversidad, porque en ningún otro lugar podría estar en un escenario como este”, dijo Dinklage, quien tiene enanismo.

La estrella de “Ozark” Julia Garner ganó en la categoría de mejor actriz de reparto en una serie de drama en una categoría en la que competía con cuatro actrices de “Game of Thrones”.

El auditorio vitoreó cuando Jharrel Jerome of “When They See Us”, una serie sobre el caso de cinco jóvenes injustamente acusados por una violación conocido como Central Park Five, se llevó el premio a mejor actor de una serie limitada.

“Lo más importante, esto es para los hombres que conocemos como los Cinco Exonerados”, dijo Jerome dirigiéndose a los cinco hombres presentes entre el público. Los cinco se pusieron de pie y saludaron al público mientras les aplaudían. Ese fue el único premio para la aclamada serie de Netflix en la noche, “Chernobyl” se llevó el honor como mejor serie limitada.

Michelle Williams, reconocida como mejor actriz por su retrato de la bailarina Gwen Verdon en la serie limitada de FX “Fosse/Verdon” hizo un llamado por la igualdad étnica y de género.

Agradeció al canal y al estudio detrás del proyecto por “apoyarme completamente y pagarme por igual porque comprendieron que cuando pones valor en una persona, le das poder a esa persona para acercarse a su valor inherente. Y donde ponen ese valor, lo ponen en su trabajo”, destacó la actriz y continuó: “Así que la próxima vez que una mujer, y especialmente una mujer de color, porque ella gana 52 centavos de dólar en comparación con su contraparte masculina blanca, les diga lo que necesita para hacer su trabajo, escúchenla”, dijo Williams.

Patricia Arquette ganó el premio a mejor actriz de reparto en una serie limitada o película por “The Act”. Rindió un emotivo homenaje a su fallecida hermana trans, Alexis Arquette, y pidió poner alto a los prejuicios contra la gente trans incluyendo sus lugares de trabajo.

Kim Kardashian West y Kendall Jenner provocaron risas burlonas en el público cuando presentaron un premio después de que Kardashian West dijo que su familia “sabe de primera mano lo verdaderamente convincente que es la televisión de gente real siendo simplemente quienes son”.

Un Homero Simpson animado hizo una breve aparición en el escenario hasta que fue abruptamente aplastado por un piano y Anthony Anderson corrió para rescatar la noche. Llamó al astro de “Breaking Bad” Bryan Cranston al escenario para hablar sobre el poder de la televisión desde sus comienzos hasta su actual época dorada.

“La televisión nunca ha sido más grande, nunca ha sido tan importante y la televisión nunca ha sido tan tremendamente buena”, dijo Cranston.