Un hombre que había sido atacado a golpes a fines de 2019 por un grupo de vecinos de la localidad mendocina de Godoy Cruz que lo acusaba de haber violado a una joven de 21 años, murió en las últimas horas tras agonizar casi cinco meses en un hospital.


Su nombre era Juan Flores Ortubia y estaba internado desde el 28 de diciembre pasado con heridas graves, mordeduras de animales y numerosas infecciones. Lo habían encontrado en un basural, tapado de residuos, tras estar tres días desaparecido. El presunto abuso que derivó en la fatal venganza estaba siendo investigado por la fiscal de Delitos Sexuales Virginia Rumbo. De acuerdo a la denuncia, la víctima, de 21 años, fue atacada cuando dormía en su casa.
“Cerca de las ocho de la mañana, el hombre ingresó a la vivienda, la arrastró de los pelos de la habitación hasta el comedor, la golpeó y abusó sexualmente de ella”, sostiene la acusación. El agresor, siempre según la denuncia de la víctima, era Flores Ortubia.