Un hombre salvadoreño y su menor de casi dos años fallecieron en el Río Bravo luego de que fueran arrastrados por la corriente. Un suceso que representa los peligros que miles de centroamericanos enfrentan en su búsqueda de un mejor futuro.

Una fotografía de los cuerpos sin vida de un salvadoreño y su hija de menos dos años en la orilla del río Bravo, donde se ahogaron cuando trataban de cruzar la frontera entre Estados Unidos y México, desató un tsunami de críticas el miércoles contra la política migratoria del presidente Donald Trump.

“Trump es responsable de estas muertes”, dijo Beto ORourke, excongresista por el estado de Texas inmerso en la carrera para ser el candidato del Partido Demócrata en las elecciones presidenciales de 2020.

El presidente estadounidense replicó culpando a los demócratas del Congreso: “Si tuviéramos las leyes correctas, las que los demócratas no nos permiten tener, esa gente no aparecería, no lo intentaría (cruzar la frontera)”.

“La odio”, dijo el mandatario sobre la foto. “El padre… probablemente era un tipo fantástico”.
Según el periódico mexicano La Jornada, los cadáveres de la foto son de un solicitante de asilo salvadoreño, Óscar Alberto Martínez Ramírez, de 26 años, y Valeria, su hija de 23 meses.

Padre e hija se ahogaron el domingo cuando trataban de cruzar de México a Texas a través del río Bravo, informó La Jornada.

Para muchos, la instantánea recuerda una foto tomada en 2015 en la que aparecía el cadáver de un niño en una playa Turquía. La criatura se ahogó en el mar Mediterráneo en su intento por llegar a Grecia.

Bernie Sanders, otro candidato demócrata a la carrera presidencial, describió la foto como “horrible”.

“Es solo un ejemplo doloroso de tantos otros que demuestran el desprecio imprudente por la humanidad que proviene de las políticas de Trump”, dijo Sanders.

ORourke dijo que los migrantes se ven obligados a “cruzar entre los puntos de entrada, lo que asegura un mayor sufrimiento y muerte”, pues los refugiados no pueden presentar las solicitudes de asilo en los puntos de ingreso a Estados Unidos.

“Estas familias que buscan asilo a menudo huyen de la violencia extrema”, denunció la senadora de California Kamala Harris, también precandidata demócrata.

“¿Y qué es lo que ocurre cuando llegan?”, se preguntó Harris en Twitter. “Trump les dice volved allí de donde venís. Eso es inhumano. Están muriendo niños. Esto es una mancha en nuestra conciencia moral”, continuó.

Rashida Tlaib, demócrata de la Cámara de Representantes por Michigan y defensora de iniciar un juicio político contra Trump, tuiteó: “Este monstruo y su desalmada Administración tienen que rendir cuentas” sobre su política migratoria.

The New York Times publicó la foto en su portada y le dedicó un editorial.
“Estados Unidos necesita una política de inmigración que combine seguridad en la frontera, justicia y humanidad”, dijo el periódico.