En la videconferencia con líderes del grupo, propuso un pacto de solidaridad global

El presidente Alberto Fernández convocó a los líderes del G20 a suscribir un “gran pacto de solidaridad global” y, en ese plano, crear un Fondo Mundial de Emergencia Humanitaria con el fin de contribuir a enfrentar la pandemia del coronavirus, bajo el principio de que “nadie se salva solo”.
“La urgencia que marcan las muertes nos obliga a crear un Fondo Mundial de Emergencia Humanitaria que sirva para enfrentar, mejor equipados de insumos, el contexto que vivimos”, planteó Fernández al hablar ante los principales líderes mundiales, a través de una videoconferencia de la que participó desde la residencia de Olivos. Además, el Presidente celebró que el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial “adviertan el ocaso del presente” y “reconozcan lo insostenible de las deudas que soportamos los países más postergados”.
El jefe de Estado argentino fue parte de una inédita cumbre extraordinaria del G20 -realizada por videoconferencia- convocada por el Rey l Salmán de Arabia Saudita, quien encabeza la ‘troika’ de gobierno, para analizar medidas frente a la pandemia, que tiene a un tercio del planeta en aislamiento y que ya provocó más de 500 mil casos y más de 21 mil muertes. El objetivo de la cumbre fue analizar los efectos del Covid-19 a nivel global y debatir estrategias coordinadas para hacer frente a la pandemia y a su impacto, informaron fuentes oficiales. Al abrir las deliberaciones, el Presidente argentino remarcó ante el plenario de mandatarios que “la urgencia que marcan las muertes nos obliga a crear un Fondo Mundial de Emergencia Humanitaria que sirva para enfrentar, mejor equipados de insumos, el contexto que vivimos”. “Enfrentamos -advirtió- el dilema de preservar la economía o la salud de nuestra gente. Nosotros no dudamos en proteger integralmente la vida de los nuestros”, dijo al insistir en su postura de hacer primar la salud de la población por sobre los efectos económicos de la pandemia. Además, Alberto Fernández apuntó que “el tiempo de los codiciosos ha llegado a su fin” y, en esa dirección, señaló que “como enseña el Papa Francisco, tenemos que abrir nuestros ojos y nuestros corazones para actuar con una nueva sensibilidad”. Durante su alocución, el mandatario estuvo acompañado en Olivos por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; los ministros de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, Felipe Solá; y Economía, Martín Guzmán; y los secretarios General de la Presidencia, Julio Vitobello y de Asuntos Estratégicos Gustavo Béliz.
En el primer tramo de su discurso, el jefe de Estado dijo que la convocatoria del G20 llega “en un momento único de la historia que nos impone actuar con valentía” y sugirió “no paralizarnos ni temer” y planteó que “mucho menos podemos resignarnos”. “Tenemos que dar una respuesta creativa en este presente que nos ha tocado en suerte. No hay lugar para demagogias ni improvisaciones. Enfrentamos el falso dilema de preservar la economía o la salud de nuestra gente. Nosotros entendemos la economía pero no dudamos en proteger integralmente la vida de los nuestros”, insistió Fernández. Al respecto, contó que “con esa convicción, hemos tomado decisiones en Argentina a partir de la mejor evidencia científica disponible y así lo seguiremos haciendo” e hizo un llamado a que “todos compartan nuestra visión” humana ante la crisis.y enfrentarnos a ese mundo que nace.

El G20 acuerda inyectar u$s5 billones para reactivar la economía

Los miembros del G20 se comprometieron a adoptar las medidas “que haga falta” para minimizar el daño social y económico que está generando el coronavirus y afirmaron que están inyectando 5 billones de dólares en la economía global. Nos comprometemos a hacer lo que haga falta y a usar todas las herramientas políticas disponibles para minimizar el daño económico y social de la pandemia”, indicaron los países del G20 en un comunicado conjunto al término de una reunión virtual de líderes del organismo. En la nota, el G20 se comprometió “a tomar todas las medidas de salud necesarias y buscar asegurar la financiación adecuada para proteger a la gente, especialmente los más vulnerables”.
Asimismo, los líderes del grupo asumieron el compromiso de compartir “información oportuna y transparente”, intercambiar datos epidemiológicos y clínicos, compartir materiales para la investigación y “fortalecer los sistemas de salud a nivel mundial”.