Vicentin. Para el gobierno santafesino, la quiebra es el peor camino y piden la remoción de la actual conducción emprearia. Sino hay acuerdo con los acreedores el paso siguiente es la quiebra, desguace y el remate de los bienes.

El mandatario dio marcha atrás con el DNU que dispuso intervenir por 60 días y expropiar la cerealera.

El presidente Alberto Fernández dará marcha atrás y anulará el decreto para intervenir y expropiar la cerealera Vicentin, indicaron ayer fuentes oficiales.
El Presidente tomó esa decisión tras el fracaso del plan que impulsó el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, para crear un fideicomiso con participación estatal.
Con un nuevo decreto, el jefe de Estado anulará el DNU 522 que dispuso hace menos de un mes la intervención transitoria de la cerealera Vicentin, dictada para intervenir la compañía.
La decisión se tomará luego de que el gobernador santafesino diese por terminado su intento de poner al frente del grupo concursado a un interventor nombrado por la provincia. el secretario de Justicia de Santa Fe, Gabriel Somaglia, apuntó a la intransigencia del directorio de la empresa y dio por terminada la negociación. “Vicentin se negó a acceder a las dos condiciones que pretendíamos la provincia y la Nación: ceder los cargos de sus integrantes y que las acciones queden en fideicomiso de los nuevos administradores”, aseguró a La Capital.
“La quiebra sería la peor salida” para la crisis de la empresa cerealera Vicentin y explicó que esa posibilidad “siempre está latente en un concurso” de acreedores.
El funcionario santafesino se refirió así al escenario que surgió de la falta de entendimiento entre las partes en la reunión de conciliación que se realizó en el juzgado Civil y Comercial de la Segunda Nominación de Reconquista, en el que tramita el concurso preventivo de acreedores.. La conciliación entre el gobierno de Santa Fe y el actual directorio de Vicentin concluyó sin acuerdo y ahora la Justicia Civil y Comercial deberá resolver si el gigante agroexportador en default es intervenido o no, como solicitó en su momento la provincia, que cerró la instancia de diálogo. La gerencia se negó a dar un paso al costado y a transferir acciones, condiciones inamovibles para el plan de salvataje de la cerealera a través de un fideicomiso mixto impulsado por los Estados nacional y santafesino.
El pedido de intervención fue presentado por el gobierno de Omar Perotti en junio pasado como una opción a la expropiación fogoneada previamente por la Casa Rosada y que ahora,es anulada con lo cual , el juez tiene la palabra.
Respecto a los probables pasos a seguir por el juez Lorenzini, el funcionario santafesino. “Estimamos unos 15 ó 20 días, tras lo cual el magistrado podrá resolver” el planteo de intervención de la agroexportadora.