Se trata del comisario Rodolfo Andrada. El Tribunal dispuso su libertad anoche al finalizar la etapa de alegatos. La semana que viene se dará a conocer la sentencia para los cinco policías que trabajaban en la Seccional 17 y el civil que están procesados por la presunta infracción a la Ley de estupefacientes.

Minutos después de las 20.00, de este jueves, el Tribunal Oral Federal en lo Criminal de San Juan, presidido por el Dr. Hugo Echegaray, dispuso la libertad para el comisario Rodolfo Andrada, quien junto a otros policías y un civil llegaron al juicio por la presunta infracción a la Ley de estupefacientes.
Durante esta jornada, por la mañana, comenzaron los alegatos en la causa que tiene como imputados al comisario Rodolfo Andrada, al oficial ayudante Franco Cristofaletti, al cabo Martín Tello, a los agentes Juan Figueroa y Juan Poblete y Juan Ramos, un civil.

La Fiscal, Dra. Gema Guillén, en su exposición, sorprendió a los abogados defensores ya que a la imputación de comercialización de estupefacientes que se les endilgó desde el comienzo de la etapa instructiva a los imputados se sumó el delito de tenencia de estupefacientes.

En ese marco, la representante del Ministerio Publico solicitó la pena de 2 años de prisión para el comisario Andrada por incumplimiento de los deberes de funcionario público y 4 años y 6 meses de la misma condena para Poblete, Tello y Cristofaletti y 6 años de prisión para Figueroa y Ramos por los otros delitos.

Las defensas solicitaron un cuarto intermedio que se reanudó en la tarde dado que sus alegatos habían sido preparados en función de una calificación distinta a la que expuso la fiscal.
Así, en la tarde, cada uno de los abogados a su turno, resaltó en sus alocuciones la desprolijidad e irresponsabilidad de la toda la investigación judicial desde sus inicios, en la que el gendarme que analizó las escuchas telefónicas instaló “una teoría conspirativa” en su hipótesis.
Los abogados dijeron que hubo inexistencia de pruebas, que no hubo filmaciones, ni seguimientos, ni pesquisa consistente. Que el secuestro de drogas en la comisaría 17 pudo pertenecer a cualquier efectivo dado que se encontró en una oficina, en el baño y en un depósito.

Remarcaron la sorpresiva calificación que hizo a último momento la fiscal, hecho que no les permitió a sus defendidos ejercer su derecho a defensa cuando fueron indagados la semana pasada.
Por todo ello, es que todos los defensores solicitaron para sus defendidos la absolución lisa y llana.

El Tribunal dispuso que el próximo viernes se leerá la sentencia en la mañana. Fue en ese momento, que la abogada de Andrada solicitó su excarcelación dado que excedió el tiempo de detención de acuerdo a lo pedido por la fiscal en su alegato.
Al no haber ninguna objeción, los jueces le otorgaron la libertad inmediata al comisario.