Desde el sindicato expresaron que los trabajadores se encuentran sumidos en la incertidumbre por miedo a suspensiones y despidos debido al menor consumo por la cuarentena. Escribe: Omar Andrada.

Víctor Menéndez, del Sindicato Unión Obrera de Estaciones de Servicio, Garajes, Playas de Estacionamiento y Gomerías de Cuyo (SUOES) afirmó que los trabajadores viven una gran incertidumbre respecto de su futuro laboral y temen por suspensiones y despidos.
Todo esto derivado de la gran crisis sanitaria desatada en el país por los efectos de la pandemia del Coronavirus que derivó en la cuarentena y aislamiento obligatorio ordenada por el Gobierno Nacional en el intento de aplanar la curva de crecimiento del contagio de la enfermedad.
Donde mayor proecupación se ha detectado es en el sector de las estaciones de servicio, ya que según consignó Menéndez, “se produjo una caída de las ventas de entre el 60 y 65 por ciento”, lo que ha disparado la preocupación de los trabajadores que ven peligrar sus fuentes laborales.
El sindicalista aseguró que “están trabajando con guardias restringidas, pero como la actividad es poca, los empresarios les están otorgando vacaciones a quienes se las debían y a otros les están anticipando las licencias de 2020 para no descontarles y que no pierdan el salario”.
Menéndez desnudó otra realidad. “sabemos que esto no se puede hacer, pero estamos a la deriva porque no funciona la Subsecretaría de Trabajo ni el Ministerio, entonces no podemos hacer inspecciones ni actuar de oficio porque no tenemos los elementos”, dijo con un dejo de resignación.
Es por eso que aconsejó: “Lo que le decimos a los compañeros es que vayan aceptando esas condiciones y después no sentaremos en una mesa de diálogo con las tres cámaras (la de San Juan, Mendoza y San Luis), para que las cosas vuelvan a los carriles normales cuando esto pase”.
En San Juan se contabilizan unos mil trabajadores de estaciones de servicio y sumando las playas de estacionamiento, lavaderos y gomerías son aproximadamente 1.300.
“Hemos hablado con Analía Salguero (Presidenta de la Cámara de Expendedores de Combustibles) y Martín Turcumán (el vice), con los que pretendemos tener un diálogo responsable para que no haya ni un solo despido y evitar las suspensiones”, expresó.
“Buscaremos todas las alternativas. Seremos los primeros en pedir al ministerio, a los organismos que tengamos que hacer gestiones, conjuntamente con el sector empresario para que también tengan esa ayuda de los aportes patronales y los créditos blandos del 24 por ciento de interés, si es posible aún más flexibles. Por lo menos para asegurar la banda salarial a todas las empresas que son todas Pymes, que venga ese dinero para que hagan frente a la caída de las ventas y el salario de los trabajadores”.
Agregó que el sindicato cerró las puertas porque no estamos exceptuados y la obra social trabaja con el personal mínimo, con algún médico de guardia por recetas y medicación que la gente tiene que tomar por tratamientos prolongados y se está atendiendo con horarios restringidos”, concluyó.