La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, defendió la creación del Servicio Cívico Voluntario en Valores, y afirmó que “no es una colimba”, sino que lo definió como “un gran aporte a todos los jóvenes que necesitan un empuje”.

“No es una colimba, ese es un discurso que atrasa y quiere dejar a las fuerzas armadas fuera de la democracia, y eso no lo vamos a permitir”, dijo la funcionaria desestimando las críticas de la oposición y organismos de derechos humanos. “Las actividades que van a tener los jóvenes son una serie de medidas que los ayuden ordenarse”, dijo Bullrich, y detalló entre ellas “talleres de orientación vocacional y primeros auxilios”.

“Van a tener que entrar puntuales y despedirse con una canción adecuada a la bandera”, añadió.

Ante una consulta de la prensa, la ministra aclaró que el personal de Gendarmería que imparta el curso “va a estar desarmado”.

Sobre una pregunta acerca de qué implican exactamente los “valores democráticos y republicanos”, la ministra respondió de manera escueta: “Son muy claros, están en la Constitución”.

Bullrich aclaró que la medida comenzará a funcionar “a través de experiencias piloto”, que serán desarrolladas hasta fin de año, en varios puntos del país, entre ellos, Campo de Mayo.