El Gobierno envió ayer al Congreso el proyecto de ley de ampliación de la moratoria para “empresas de todo tipo de tamaño y sector”, que permitirá incluir deudas vencidas hasta el 30 de junio último y estará vigente hasta el próximo 31 de octubre.

Durante el anuncio que encabezó junto a la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, Kulfas afirmó que han “considerado la necesidad de ampliar esta moratoria porque el daño (de la pandemia del coronavirus) es muy importante en muchos sector”.
Entre las principales características, amplía el universo de contribuyentes que pueden adherirse a la moratoria vigente a todas las personas jurídicas y humanas, pudiendo regularizar sus deudas los contribuyentes que no podían acceder en los términos de la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva.
La primera cuota vencerá el próximo 16 de noviembre próximo y “dependiendo del tamaño de las empresas e individuos que se adhieran podrán regularizar sus deudas en hasta 96 ó 120 cuotas para las obligaciones tributarias y aduaneras”.
“Los plazos serán de hasta 48 o 60 cuotas para las obligaciones correspondientes a los recursos de la seguridad social”, detalló Presidencia en un comunicado.
Los deudores podrán acceder a la condonación parcial de intereses y total de multas y “la tasa de interés fija del 2% mensual hasta enero de 2021 y, a partir de ese momento, una tasa variable en pesos (se reformularán los planes ya ingresados a la moratoria para que esa sea la tasa)”.
Se permite “utilizar todas las devoluciones aprobadas y pendientes de pago que el contribuyente tenga a favor en AFIP para compensar la deuda (sólo pueden utilizarse aquellos saldos existentes antes de la aprobación de la ley y no puedan utilizarse saldos técnicos para compensar)”.
También establece “condiciones para las empresas de mayor tamaño y durante 24 meses no podrán distribuir dividendos, realizar operaciones con títulos para eludir la normativa cambiaria ni acceder al mercado cambiario para realizar pagos a entidades vinculadas”.