En mayo, los bancos privados recibieron, gracias al negocio de las Lebac, ganancias por $19.638 millones.

Un informe publicado ayer por el Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO) detalló que “sólo en mayo de 2019, los bancos privados recibieron depósitos de sus clientes y con ellos compraron Leliq que tuvieron rendimientos de $29.393 millones. Pero a los ahorristas sólo le pagaron por esos fondos $9.755 millones, quedándose con una diferencia de $19.638 millones a costa del erario público”.

En mayo, los bancos privados recibieron, gracias al negocio de las Lebac, ganancias por $19.638 millones. Un informe publicado ayer por el Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO) detalló que “sólo en mayo de 2019, los bancos privados recibieron depósitos de sus clientes y con ellos compraron Leliq que tuvieron rendimientos de $29.393 millones. Pero a los ahorristas sólo le pagaron por esos fondos $9.755 millones, quedándose con una diferencia de $19.638 millones a costa del erario público”.

“La política de tasas altas de Leliq pulverizó la oferta de créditos al sector privado y estableció un auténtico plan descansar de bancos: un negocio en donde bancos utilizan fondos de los clientes de entidades financieras y se lo prestan al Estado a una tasa altísima, sosteniendo altos márgenes de rendimiento sin cumplir el rol básico de intermediación financiera y fomento del crédito”, remarcó el informe del CESO.