5.5 C
San Juan
lunes 8 agosto 2022
InicioHISTORIASEl traumático debut de la selección Argentina en los mundiales

15 de julio de 1930

El traumático debut de la selección Argentina en los mundiales

Hace 92 años el equipo albiceleste se presentaba en una Copa del Mundo. Francia fue su rival, al que venció en un partido en el que los argentinos sufrieron una serie de agresiones.

 

El 15 de julio de 1930, la Selección Argentina debutó en los mundiales logrando un ajustado triunfo sobre Francia por 1 a 0.

El partido se disputó en el Parque Central de Montevideo, la casa de Nacional, ante 8 mil espectadores. La alegría del triunfo fue opacada por una serie de agresiones al equipo albiceleste, que luego del encuentro pensó en abandonar la competencia.

Antes del inicio de esa primera Copa del Mundo, los argentinos sabían del clima hostil que deberían afrontar en la otra orilla del Río de la Plata.

La gran rivalidad con los uruguayos y algunos incidentes ocurridos en el Sudamericano jugado el año anterior en Buenos Aires, en donde los celestes fueron agredidos a botellazos por los dueños de casa, eran argumentos más que suficientes para calentar el clima.

Por tal motivo, la delegación albiceleste decidió hospedarse en un hotel ubicado en la Barra de Santa Lucía, a dos horas de Montevideo, para evitar cualquier roce con el público local, para quienes los argentinos eran sus enemigos.

En medio de abucheos, insultos, y silbidos, el equipo dirigido por Francisco Pancho Olazar llegó al estadio para enfrentar a Francia, equipo que dos días antes debutó en el torneo ganándole a México por 4 a 1.

Los once que enfrentaron a Francia el 15 de julio de 1930.

Ese histórico día, la Selección formó con: Ángel Bossio (Talleres de Remedios de Escalada) en el arco; José Della Torre (Racing) y Ramón Mutis (Boca); Juan Evaristo (Sportivo Palermo), Luis Monti (San Lorenzo) y Pedro Arico Suárez (Boca); mientras que la delantera estuvo integrada por Natalio Perinetti (Racing), Francisco Varallo (Gimnasia LP), Manuel Nolo Ferreira (Estudiantes LP), Roberto Cherro (Boca) y Mario Evaristo (Boca).

Desde el inicio del encuentro y pese a las agresiones verbales del público uruguayo, Argentina manejó el balón y tuvo las mejores ocasiones de gol, convirtiendo en figura al arquero francés Thepot, que en el partido ante los mexicanos lo retiraron desmayado de la cancha luego de un fuerte choque con un delantero azteca.

A medidas que pasaban los minutos, las agresiones aumentaron. Roberto Cherro, delantero de Boca, no soportó ese clima de hostilidad y en un momento del encuentro sufrió un ataque de nervios, desvaneciéndose en el campo de juego.

El jugador Xeneize no terminó ese partido, y por pedido suyo, no disputó ningún otro partido del torneo.

A 10 minutos del final, el árbitro cobró una falta a favor de la albiceleste. Mientras Luis Monti colocaba la pelota para patear el tiro libre, pasó un tren por las vías que bordeaba una de las cabeceras del estadio, en ese momento del arco que defendía el equipo europeo.

Una leyenda que existía en esos años sostenía que el arco que daba a las vías estaba embrujado, porque cada vez que pasaba un tren, si el maquinista hacia sonar el silbato, inmediatamente se marcaba un gol en ese arco.

Y el embrujo se cumplió, porque el maquinista al ver tanta gente en el estadio tocó el silbato y Monti, el jugador de San Lorenzo, ejecutó un violento disparo clavando la pelota en un ángulo.

Mientras Francia buscaba el empate y faltaban seis minutos para que se completaran los 90, el referí brasileño Almeida Rego marcó el final del encuentro.

Con los dos equipos en los vestuarios, un sector de los hinchas uruguayos, furiosos por lo sucedido, invadió el campo de juego, teniendo que intervenir la policía a caballo para poder despejarlo.

Uno de los jueces de línea le marcó al brasileño su error y éste decidió reanudar el partido, convenciendo a los jugadores, que ya se estaban cambiando, de volver al campo para jugar los minutos que restaban.

El resultado no varió y Argentina comenzó con el pie derecho.

La alegría del triunfo se vio opacada no solo por lo sucedido con Cherro, sino también porque al salir del estadio los hinchas uruguayos rodearon el micro que llevaba a los argentinos al hotel, tirándoles una gran cantidad de proyectiles, uno de los cuales rompió uno de los vidrios.

Los dirigentes de la Asociación Amateur Argentina de Football, luego de los serios incidentes, analizaron retirar el equipo del campeonato.

Fue necesaria la intervención de los dirigentes uruguayos y del propio presidente de ese país, Juan Campisteguy, para que los argentinos no tomaran esa determinación.

En ese contexto de hostilidad, la Selección Argentina comenzó a escribir su historia en los Mundiales de Fútbol.

últimas noticias

Los Pumas ya están en San Juan

La selección Argentina de rugby arribó esta tarde a la provincia para jugar el próximo sábado en el estadio del Bicentenario frente a los...

La salteña Flavia Royon es la nueva secretaria de Energía

El ministro de Economía, Sergio Massa, anunció esta noche que la ingeniera salteña Flavia Royón será a partir de mañana la secretaría de Energía...

Gionocchio D´Oro ganó el premio mayor

Se disputó  en el Hipódromo de Rivadavia el Gran Premio Libertador General San Martín y el triunfo fue para el caballo del Stud el...