La carrera ciclística más prestigiosa del circuito profesional, podría celebrarse sin público por la pandemia de coronavirus, reconoció la ministra de Deporte de Francia, Roxana Maracineanu.

 

“Todo es imaginable. Ya lo hemos hecho con otras competiciones antes”, estimó la funcionaria sobre la prueba que, de momento, sigue programada del 27 de junio al 19 de julio, con un total de 21 etapas.

El gobierno de Francia dialoga con la empresa organizadora, ASO, sobre la posibilidad de que la carrera sea sin fanáticos, algo que para Maracineanu no tiene un impacto económico determinante porque “el Tour no reposa sobre la billetera como el caso del fútbol o el rugby”.

“Pienso que hoy todo el mundo es consciente y responsable con respecto al período de confinamiento que atravesamos y todo el mundo ha comprendido las razones, y los beneficios que eso puede aportar a todos, quedándose en casa y privilegiando más el espectáculo televisado. No sería por tanto tan penalizador ya que podría seguirse por televisión”, añadió la ministra a medios locales.

El Tour de France celebrará su edición número 107 con partida desde Niza rumbo a París, en un recorrido que atravesará seis regiones y 32 ciudades del país.