El teatro sanjuanino, en “terapia intensiva”

CUARENTENA Y AISLAMIENTO

174
“El encuentro entre actores y espectadores seguirá existiendo y con renovadas fuerzas”, expresó David Gardiol, titiritero a cargo de la sala TES (Títeres en Serio).

Directores, dramaturgos y actores coinciden en que la pandemia ha complicado económicamente el presente de la actividad teatral en la provincia. Aunque algunos aprovechan el tiempo para realizar ensayos vía digital, no creen que se pueda volver a la normalidad en lo inmediato.

El teatro en San Juan es una de las actividades que más sufre los efectos del aislamiento social obligatorio.

Directores, dramaturgos y actores locales expresaron lo que están viviendo y analizaron el futuro inmediato.

“Me cuesta pensar en el futuro de nuestra actividad. En el caso del Avispero, ya veníamos con problemas económicos”, destacó Ariel Sampaolessi, actor, dramaturgo y director teatral.

“En los últimos cuatro años hemos tenido aumentos tarifarios de hasta el 1200 por ciento y las entradas subieron a duras penas un 50%. Además hubo una notable disminución de público”, agregó.

“La pandemia vino a complicar aún más nuestra situación. El futuro más inmediato del espacio es cerrar sus puertas después de 19 años ininterrumpidos de actividad”, cerró Sampaolessi.

Por su parte, la dramaturga Guadalupe Suárez Jofré dijo que la pandemia “nos ha silenciado”.

“Desde la universidad adecuamos contenidos específicos de distintas ramas del teatro pero para muchos compañeros es durísimo y están totalmente parados”, agregó Suárez Jofré, quien también es docente.

“Estamos evaluando la posibilidad de lo digital como herramienta. Nuestro grupo (Ob caenum) ha evaluado herramientas tecnológicas antes de la pandemia”, indicó.

“El futuro del teatro local depende del protocolo que nos lleve a tener funciones y dar clases, lo veo incierto por ahora, hay que contener los impulsos creativos, es un momento de mucha reflexión”, finalizó Suárez Jofré.

José Anechini, director y dramaturgo, explicó que “es muy difícil subsistir en cuarentena, seguramente será una de las últimas actividades que se va a normalizar. Mientras, se llevan a cabo ensayos vía Zoom o Whatsapp, un paliativo hasta tanto se pueda trabajar con los cuerpos”.

Anechini agregó que “el teatro es un arte que requiere de los cuerpos presentes de los actores en un espacio determinado y con la presencia del público. Creo que el teatro digital es otra cosa. Hay creadores de teatro que están haciendo cosas vía Instagram con un actor o actriz, nada más”.

“El futuro del teatro tiene que pugnar porque se le permita trabajar con presencia de público y actores, volver al contacto es esencial”.

“Se están buscando alternativas para que vuelvan a funcionar los espacios en una especie de protocolo, veo difícil la aprobación por la actual mirada política. Hay que empezar a ver que es una enfermedad que ha venido para quedarse”, finalizó Anechini.

Según explicó David Gardiol, titiritero y a cargo de la Sala Títeres en Serio (TES), “hemos recibido apoyo del INT, nos ha dado un respaldo importante para subsistir sin poder generar recursos. Es un tiempo de trabajo interno, de armar proyectos, postular para concursos y subsidios, la ventaja de no estar en actividad es el tiempo para sentarse a pensar y escribir. También es un tiempo de dar una mano”.

Sobre el futuro post pandemia, Gardiol opinó que “el teatro se va a modificar, quizás se trabaje con menos espectadores, confiamos en que habrá más precaución, más protocolos de higiene y quizás tenga un nuevo significado”.

Finalmente, afirmó que “el teatro independiente está acostumbrado a trabajar con poco público, en cambio el teatro comercial está acostumbrado a más gente. El encuentro entre actores y espectadores seguirá existiendo y con renovadas fuerzas”.